Fútbol

SU MARCHA ABRE UN ABANICO DE POSIBILIDADES PARA ZIDANE

Un panorama diferente sin Morata

Un panorama diferente sin Morata
Comentar

El Real Madrid se despidió de Álvaro Morata. El delantero puso fin a su segunda etapa como jugador del conjunto blanco, después de una temporada marcada por su falta de oportunidades. Los números parecen no serlo todo en este equipo. Pese a firmar unos registros a la altura de los mejores del mundo, el ariete no lo vio reflejado con minutos sobre el césped. Por 80 millones el club ha accedido a vendérselo a un Chelsea que sí que parece dispuesto a darle en Stamford Bridge lo que no tenía en el Bernabéu.

Sin embargo, a Zidane ahora se le abre un gran abanico de posibilidades. Más grande aún del que ya tenía con el ariete en la plantilla. El Real Madrid ha dado marcha a dos de sus delanteros en este verano. Tanto el madrileño como Mariano han puesto un rumbo en sus carreras que dista del Real Madrid. Estas operaciones han dejado un hueco en el equipo que abre al técnico francés unas nuevas opciones a la hora de gestionar sus recursos.

En primer lugar, la salida de Morata ha dejado 80 millones. Una cifra que le convierte en la venta más cara de la historia del conjunto madridista. Esa montante unido al resto de ventas sitúa la caja de ventas en más de 130 millones. Suficientes para abordar la incorporación de un nuevo jugador como Mbappé o cualquier otro delantero que supla a Benzema con garantías.

En caso de que el conjunto de Chamartín decida finalmente no contratar a nadie más, aparecen otras tres grandes opciones para Zidane. En un primer momento, los principales beneficiados serán Isco, Asensio, Lucas y Ceballos. Los cuatro verán como sus minutos se incrementan en la 17-18 gracias a la ausencia del delantero madrileño. Hasta hoy, Isco, Asensio y Lucas habían tenido que compartir su presencia en el terreno de juego con James y Morata. Ahora, con la baja de ambos y la incorporación de Ceballos, el reparto de oportunidades les beneficiará.

El fichaje de Morata por el Chelsea, además, puede suponer la consagración de Cristiano como nueve de referencia del equipo. La pasada campaña el luso adoptó un nuevo rol en el equipo. Los años no pasan en balde y CR7 supo reinventarse. La ausencia de Morata puede suponer incluso un cambio en el esquema de Zidane. El técnico podría pasar de su habitual 4-3-3 a un 4-4-2 con el portugués y Benzema compartiendo dupla. Sin duda, cada vez será más habitual ver a la estrella del conjunto madridista al frente del ataque.

Pero el mayor agraciado por la marcha de Morata es Borja Mayoral. Al canterano madridista se le abren las puertas en su regreso. El ariete regresa este verano de su aventura en Alemania para suplir el puesto de Mariano. Sin embargo, con la salida de Morata, se quedaría como único suplente de Benzema, por lo que, al contrario que su antecesor en el puesto, pasaría de tener minutos residuales a tener más opciones de seguir creciendo en el Real Madrid.

Últimas noticias