Fútbol

La resurrección de Kovacic

kovacic-antepone-andone-riazor
Kovacic se antepone a Andone en Riazor. (AFP)
Comentar

Semana Santa ha pasado para todos menos para Mateo Kovacic. Del mismo modo que Jesús resucitó de entre los muertos a los tres días, el centrocampista croata del Real Madrid ha hecho lo propio como demostró en la noche del miércoles ante el Deportivo de la Coruña (2-6).

Sin embargo, a diferencia de la figura central del cristianismo, éste nunca falleció a pesar de que casi todos los medios –DIARIO MADRIDISTA fue la excepción- hasta le crucificaron allá por mediados de diciembre cuando era puro reposo muscular a la fatiga que acumulaba, tal y como desvelamos.

Su exhibición en Riazor no sólo la confirman las estadísticas del partido. En sus 90 minutos, 72 veces tocó el balón por lo general mientras que en la distribución realizó 53 pases con tan sólo tres fallados -destaca que un bajo porcentaje de los mismos fue hacia atrás a pesar de ser el hombre ancla ante la suplencia de Casemiro.

Con esto demostró algo que también publicamos a principios de temporada, que vale por él y Kroos -que descansó en la capital de España. Además, aunque en ataque no apareció Kovacic, en defensa ganó cuatro de las seis entradas y ganó quince duelos de 16 sin realizar ninguna falta a pesar de ser el hombre escoba en A Coruña.

La Liga según San Mateo

De las 33 jornadas que ha disputado el Real Madrid, en tan sólo diez Mateo Kovacic no ha disputado un minuto. Las sucesivas lesiones de Casemiro, Modric y Kroos le abrieron las puertas de la titularidad a principio de temporada y no defraudó en ninguna de las dos posiciones específicas del sistema de Zidane -pivote e interior- hasta la hora de su dolencia.

El croata acumuló precisamente también diez partidos consecutivos como titular y en toda la campaña suma ya 1951 minutos -por los 1411 de la pasada- con un gol y una asistencia en su haber demostrando la teoría de que la segunda unidad nunca falla.

Últimas noticias