Fútbol

El buen partido de Bale no es suficiente ante Austria (2-2)

El buen partido de Bale no es suficiente ante Austria (2-2)
Gareth Bale disputó los 90 minutos ante Austria. (AFP)
0 Comentar

Gareth Bale no fue suficiente para que Gales lograra su segunda victoria de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Al final sacaron un valioso empate a dos ante Austria. Era un partido fundamental de cara a la pelea por la primera plaza del grupo. Consciente de ello, el astro del Real Madrid salió dispuesto a dejarse a llevar a los suyos en volandas hacia el triunfo. No fue fácil, Austria plantó cara en todo momento pese a ir por detrás en algunos momentos.

De hecho, fueron los locales quienes dieron el primer aviso obligando al meta galés a estirarse para salvar el primero. Entonces apareció Bale para meter una marcha más al encuentro y a punto estuvo de hacer el primero en dos ocasiones. El delantero galés demostró su poderío aéreo con dos cabezazos espectaculares que eran medio gol, pero el meta austriaco evitó el tanto del madridista.

Estaba siendo el mejor de su equipo hasta el momento, siempre le buscaban a él para salir rápido a la contra. Instantes después de su doble oportunidad organizó la jugada que acabaría siendo el primer gol de Gales. Se marchó en velocidad de su marcador, puso el centro y el rechace le cayó a Joe Allen en la frontal del área, que no dudó en pegarle de primeras sin dejar que botara el balón. Pero sólo unos minutos después Arnautovic hizo el 1-1 y obligó al madridista a tirar del carro una vez más.

Cuando el 11 está en forma no hay quien lo pare. Ya lo demostró en la Eurocopa y lo hace cada día con el Madrid. Justo antes del descanso volvió a aparecer para poner delante, otra vez, a su selección gracias a su potente saque de banda. En lugar de ponerla en corto, la mandó directa al punto de penalti donde Vokes prolongó con la cabeza, Chester remató y tras parar el portero, el rechace golpeó en la pierna de Wimmer y entró.

En la reanudación Arnautovic se aprovechó de una pifia de Joe Allen para hacer en vanos los esfuerzos de Bale y empatar a dos el choque. No había manera de derribar el muro austriaco, el madridista no encontraba la fórmula para acabar con la resistencia de los locales. Y es que sin Ramsey, está muy solo, no tiene ayudas. El jugador del Arsenal es una pieza fundamental en este equipo y cuando no está, Gales lo nota y Bale también. Él solo no puede con todo.

Aún así Bale no se rindió y siguió generando mucho peligro con sus saques de banda largos. A punto estuvo de conseguir el tercero en varias ocasiones pero al final no pudo evitar el empate. Un punto que Gales no hubiera conseguido sin su jugador estrella. De hecho, el crack blanco se inventó una jugada de genio por la banda derecha que a punto estuvo de convertirse en gol. Pero el 2-2 no se movió y el combinado que dirige Chris Coleman se mantiene en lo alto de la tabla con cuatro puntos.

Últimas noticias