Cantera

COPA DEL REY JUVENIL: VILLARREAL VS REAL MADRID

El ‘Guti Team’ se cita con el Atlético en la final de Copa (0-1)

Guti
El Juvenil A celebra un gol. (Realmadrid.com)
0 Comentar

Se plantaba el Guti Team en la Ciudad Deportiva del Villarreal con un botín de dos goles a su favor cosechados en Valdebebas, pero conscientes de que los 90 minutos que les separaban de Calahorra —escenario donde se jugará la final de la Copa— iban a ser tremendamente largos. Un Mini Estadi con una entrada formidable iba a ser testigo de que equipo se iba a llevar la victoria. Y la realidad, es que el encuentro no defraudo.

Fútbol total se desplegó sobre el perfecto césped amarillo. El Villarreal salió a por todas, no podía ser de otra manera. Lo de Castellón generaron varias ocasiones de peligro en los primeros minutos que pusieron en serios aprietos a la zaga blanca y a un Belman que confirmaba su excelente estado de forma. Se respiraba tensión en cada jugada y es que ambos equipos se jugaban muchos.

Óscar fue el primer jugador madridista que inquieto a la meta rival con un lejano lanzamiento de falta que sacó Josele con muchas dificultades. Esta intentona dio confianza a un Real Madrid que minutos después volvería a crear peligro y sufriría un error arbitral. Cobo se iba decidido al ataque, encaraba a la defensa local y caía en claro penalti no señalado. A pesar de esto, el balón acababa en los pies de un Dani Gómez que no fallaba. Pero el colegiado no pitó penalti, no dio validez al gol y si concedió un fuera de juego que el Villarreal sacó rápido formando una contra que entre Belman y Martín Calderón sofocaron.

El resto de la primera mitad se convirtió en un toma y daca donde los porteros siempre salieron victoriosos. El Madrid logró irse al descanso sin recibir un gol que hubiese sido muy peligroso y el Villarreal no había encajado una diana que hubiese dilapidado sus opciones de remontada.

Mordió El Tiburón

La segunda mitad comenzaba con aires renovados. Ahora el que salía decidido a buscar el gol fue el Madrid con un Franchu que cogió la moto, pisó área y terminó sacándose un disparo que, una vez más, se encontró con Josele. Eso sí, la réplica llegaría pronto con un tiro de Fran que sacaba Belman. La acción finalmente fue anulada por fuera de juego. Los porteros seguían de dulce.

Tras unos primeros minutos frenéticos, el partido se tomó un respiro. El Real Madrid comenzó a darse cuenta de que dejar pasar los minutos era la decisión más inteligente. Mientras, el Villarreal trataba de crear peligro pero siempre se topaba con una inexpugnable defensa blanca. Ya no se veía tanto fútbol como en la primera mitad. Los intereses de ambos equipos tomaban caminos diferentes.

Y entonces, apareció El Tiburón. Dos jugadores serían necesarios para finiquitar el pase a la final. Belman ponía un balón a Dani Gómez que rompía a la zaga amarilla, el de Alcorcón controlaba y sin dudar encaraba la meta del Villarreal para, con algo de fortuna, terminar batiendo a un Josele que no estaba acertado. 

El gol puso punto y final a la pelea futbolística. El encuentro entró en una dimensión mucho más fea. Los jugadores del Villarreal comenzaron a mostrar sus malas artes en la derrota y el duelo comenzó a embarullarse más de lo deseado. Por fortuna, los jugadores blancos fueron más inteligentes y no entraron en la guerra.

Antes de finalizar, Javi Belman cerró su impresionante actuación parando una pena máxima que desquició un poquito más a los jugadores amarillos. Finalmente, la contienda terminaba y el Real Madrid sellaba su presencia en la gran final. El próximo domingo en Calahorra se pondrá punto y final a la temporada en la final ante el Atlético de Madrid. Los chicos de Guti buscan ganar el primer doblete en la historia del club.

Últimas noticias