Baloncesto

Randolph machaca a Bilbao Basket (80-87)

Randolph
Anthony Randolph durante un partido con el Real Madrid. (realmadrid.com)
Comentar

Terminator hizo acto de presencia en Miribilla para acabar con las esperanzas de los hombres de negro. Anthony Randolph se erigió en protagonista principal de la victoria del Real Madrid frente a Bilbao Basket (80-87), en un encuentro en el que los blancos no mostraron su mejor versión hasta el último cuarto, donde el ala pívot norteamericano y Gustavo Ayón acabaron con las opciones del equipo vasco.

El Bilbao llevó la batuta del juego desde el inicio. La dirección de Tabu y el acierto de Hervelle eran los principales argumentos de los hombres de negro, que querían darle a su afición el primer triunfo de la temporada, aun teniendo enfrente al vigente subcampeón de la competición. Doncic trataba de arreglar el desaguisado en que se había convertido el comienzo madridista, y lo logró, pero la verdadera sangría estaba atrás.

Con una proyección de 100 puntos recibidos, la retaguardia madridista debía mejorar si querían luchar por el partido. La entrada del gigante Kuzmic asustó a los exteriores de Bilbao, que hasta ese momento entraban como Pedro por su casa en la zona rival. La intimidación le dio al Madrid poso en defensa, pero el que logró que la remontada se convirtiera en realidad fue Randolph, que se convirtió en un francotirador hasta lograr 15 puntos antes del descanso. Un último minuto de despiste impidió a los de Laso marcharse por encima pero, visto lo visto, estar en el partido al descanso resultaba un motín más que suficiente.

A la salida de vestuarios sólo un equipo hizo acto de presencia sobre la pista. Un parcial de 12-0 pareció enterrar las opciones del Real Madrid, después de todo lo peleado para no perder comba en los primeros minutos. Suerte para los blancos que el mal de altura llegó a Miribilla. Todos los tiros que entraron en esta racha giraron hacia una sequía que el Madrid aprovechó para devolver el parcial con un 0-9 que volvía a igualar las cosas. Era un partido de rachas, de disparos al aire y dianas continuadas. El que fuera más constante se llevaría la batalla.

Lo que había sido un partido realmente mediocre de Gustavo Ayón tornó en los momentos decisivos en un clinic de bote, pase y continuación a la altura de los mejores interiores del continente. El arreón que dio el Madrid fue instantáneo. De un -4 a +9. El secreto está en la defensa y la contra, ADN Real Madrid representado por el Titán y Randolph, que estaba haciendo de Miribilla su patio de recreo.

Los últimos minutos amagaron con convertirse en suplicio para el Real Madrid, pero la calidad acabó por imponerse y Campazzo, Doncic, Randolph, Rudy y Ayón pusieron el lazo a un partido que demuestra que los blancos, sin ser netamente superiores, están preparados para luchar en las canchas más complicadas de la Liga.

 

 

Últimas noticias