Baloncesto

REAL MADRID VS FENERBAHCE: FINAL FOUR DE LA EUROLIGA

“Tenemos todo en contra, pero saldremos a ganar”

Real Madrid Fenerbahce
Los jugadores del Real Madrid celebran en piña el pase a la Final Four. (Getty)
0 Comentar

Sin elementos favorables, el Real Madrid está preparado para saltar a la cancha del Sinan Erdem Dome de Estambul con todo en contra… y ganar. Esa es la percepción del vestuario madridista, que sabe que tendrá al 90% de la afición presente en la Final Four en contra, con todo lo que ello puede incidir en presión y decisiones arbitrales, pero no están dispuestos a caer rendidos antes de tiempo. Llegar a la fase decisiva de la Euroliga ha costado mucho, y Laso y los suyos saldrán a luchar con el triunfo final entre ceja y ceja.

“Tenemos todo en contra, pero nada de venirnos abajo. Vamos a salir a ganar”. Esta frase resume el ambiente que se respira en un experimentado vestuario madridista, conocedor del peligro del rival en semifinales y su afición, conscientes de que la cosa se puede complicar hasta límites insospechados, pero sabedores del talento que acumulan los 14 jugadores de la plantilla merengue, y que todos van a una en busca del mismo objetivo: levantar el domingo, a eso de las 22:30 horas, la décima Euroliga para el Real Madrid. 

La afición del Fenerbahce, una de las más ruidosas del continente, copará las gradas y se encargará de que los blancos vivan un infierno durante los 40 minutos de partido. No será fácil soportarlo, como tampoco lo será para los árbitros, pero después de cinco Final Four en los últimos siete años, si algo tienen los pupilos de Pablo Laso es experiencia a la hora de manejar la adversidad.

Nadie les da como favoritos, y seguramente cometen un error que, eso sí, beneficia totalmente a los blancos, primeros clasificados en la fase regular de la Euroliga, permitiéndoles ir de tapados a pesar de que por méritos deberían ser el rival más temido. “Ellos son los que tienen la presión”, se reza desde el club madridista en referencia al Fenerbahce, uno de los favoritos desde septiembre, cuyo baloncesto será puesto a prueba en un escenario contrapuesto al del Madrid. Lo tendrán, a priori, todo a favor, lo que a veces no resulta tan fácil de manejar.

Será clave mantener la concentración, la mejor medicina de cara a poner nervioso al conjunto turco, pero también utilizar las armas que han distinguido al Real desde que empezó el proyecto comandado por Pablo Laso. La intensidad defensiva se erige como elemento innegociable para no caer en las redes de equipo y afición turcos, pero los blancos deberán correr siempre que se pueda, que no será lo deseado, pero, tal y como se confirma desde el club, “no podemos renunciar a nuestro estilo”, el que les ha colocado en lo más alto.

Últimas noticias