Baloncesto

EUROLIGA: REAL MADRID VS DARUSSAFAKA

Darussafaka asalta el Palacio y conquista el factor cancha (80-84)

Darussafaka asalta el Palacio y conquista el factor cancha (80-84)
Llull, en un partido contra Darussafaka. AFP)
Comentar

El Real Madrid tendrá que sudar sangre, sudor y lágrimas para lograr el pase a la Final Four de la Euroliga. El Darussafaka se llevó contra todo pronóstico la victoria en el segundo partido del Play Off por 80-84, por lo que la serie está 1-1 tras las dos citas disputadas en el WiZink Center. Los blancos irán a Turquía sin el factor cancha que se había ganado gracias al liderato en la fase regular, y el billete a la fase final del torneo continental no será fácil atendiendo a lo sucedido en los dos primeros partidos.

Los de David Blatt dieron guerra en el primer encuentro de la serie, y empezaron de la misma manera en el segundo, viendo aro con facilidad y poniendo en alerta a un Real Madrid que aguantó el tanteador gracias al brillante comienzo de Ayón (12-12 a 5:00 para el final). Los técnicos empezaron a mover el banquillo, pero la igualdad fue la tónica hasta el final del primer periodo, en el que sobresalió por encima de todos el Titán mexicano (19-22).

Fue sentarse en el banquillo Ayón y el Real Madrid se diluyó como un azucarillo, sobre todo en el poste bajo. Zizic cogía rebotes en ataque como churros y llegó a poner a los visitantes 7 arriba. El joven pívot croata tiene madera de jugador grande, y lo ha demostrado en estos dos partidos ante el equipo merengue. El Darussafaka seguía a lo suyo. Defendiendo fuerte y anotando llegó a situarse con 9 puntos de ventaja. Un triple de Carroll cortó la sangría los buenos minutos de Hunter permitieron a los blancos acercarse, pero Wilbekin se sacó de la chistera en el último segundo y al descanso se llegó con el 38-44 en el electrónico.

Gran tercer cuarto de Llull que sirvió para poco

Con Lasina o sin Lasina, el Real Madrid salió más enchufado en la segunda parte y el 11-3 inicial calmó las aguas pese a que los turcos seguían dominando el rebote ofensivo. ¿Echaban de menos a alguien en esta crónica? Sí, el increíble Llull apareció en el tercer cuarto con cuatro triples consecutivos que dieron ventaja a los blancos por primera vez tras ir a remolque muchos minutos (55-49). Pero si el Real Madrid pensaba que el Darussafaka iba a bajar la cabeza, estaba equivocado. Los visitantes siguieron plantando cara y no se despegaban aunque Llull siguiera demostrando venir de otro planeta con su quinto triple en el tercer cuarto, que acabó 68-66.

Los últimos diez minutos iban a dictaminar sentencia, y los turcos fueron a por todas desde el comienzo del último cuarto. Se pusieron 4 arriba empezó a cundir el pánico, pero Ayón y Llull (los únicos que estuvieron acertados) volvieron a poner igualar la contienda -72-72 a 5:00 para el final-. Pero no era el día del Real Madrid. Los rebotes del mexicano no bastaban si no se elegían buenas opciones en ataque, y el Darussafaka aprovechó el desacierto blanco para ponerse 4 arriba a escasos dos minutos para que acabara el choque. Una distancia que al final fue clave para que los turcos lograran el triunfo, pues la supieron mantener, en parte, gracias a los numerosos errores en el tiro de los de Laso en un último cuarto que rozó el desastre (80-84).

Últimas noticias