Baloncesto

PLAY OFF DE LA EUROLIGA

El billete para la Final Four está más cerca (83-75)

El billete para la Final Four está más cerca (83-75)
Carroll, peleando por un balón durante el partido.
0 Comentar

Viento en popa y a toda vela. El Real Madrid tiene más cerca el billete que le lleve a la Final Four de Estambul tras la victoria en el primer partido de los Play Off ante el Darussafaka por 83-75 con un gran Sergio Llull, que anotó 23 puntos y repartió 6 asistencias.

El conjunto dirigido por Pablo Laso llegaba a esta serie de cuartos de final con la vitola de campeón de la Fase Regular y como gran favorito, y lo demostró en el primer asalto disputado en el WiZink Center. Como era esperado, Wanamaker (21) y Llull (23) fueron los que mandaron en la anotación de ambos equipos. El base norteamericano del Darussafaka fue el cuarto máximo anotador de la Fase Regular, mientras que el balear fue sexto.

Comienzo complicado y remontada

El equipo turco empezó el partido dando guerra, con el americano y Harangody haciendo bastante daño. Pero el Real Madrid, sin estar brillante, se mantuvo enganchado gracias a un gran Gustavo Ayón, que dominó la pintura en el primer cuarto, aunque los blancos no cerraron bien el perímetro y llegaron 8 abajo al segundo cuarto (16-24).

Los blancos necesitaban espabilar, sobre todo en defensa, y poco a poco lo fueron haciendo. Tras llegar a ir 12 atrás reaccionó y se puso a 7, pero todavía quedaba cuesta por subir y los pésimos porcentajes no facilitaban las cosas. Pero Llull todavía no había aparecido y lo hizo justo antes del descanso para agitar el partido con dos canastas y un triple que acercaron al Real Madrid a uno (36-37).

La segunda fue diferente. Los de Laso se encontraron a sí mismos y Llull siguió tirando de repertorio escudado por un gran Ayón y el Real Madrid empezaba a abrir brecha en el marcador (48-43 a 4:47 para el final del tercer cuarto). Randolph también se fue uniendo a la fiesta y con un 2+1 suyo se llegó al final del tercer periodo con el 61-53 en el electrónico.

El último cuarto fue algo más cómodo para el Real Madrid, que defendió mejor que en los tres anteriores. Carroll metió dos triples que hicieron mucho daño al Darussafaka y que terminaron sentenciando el partido, pues los turcos llegaron a recortar la distancia y se pusieron a 3 a un minuto para el final, pero la losa fue demasiado pesada y una canasta de Llull puso la puntilla para que la victoria se quedara en el WiZink Center (83-75).

Últimas noticias