El voto útil no mueve

El voto útil no mueve

La estrategia de los tres partidos de centro derecha de competir de modo cainita entre ellos ha sido un fracaso. Buena parte de los votantes que votaron a PP, Cs y Vox en las generales se han retirado para las europeas, municipales y autonómicas. El cainismo, la levedad de los programas y la falta de competición atrevida con las propuestas de la izquierda han desmovilizado al electorado, dando lugar a la numerosa abstención de derechas que vaticinábamos al principio de la pasada semana.

El exceso de llamamientos a la permanencia en el voto útil, sin más argumentos, ha sido un fracaso para el PP. Un partido que antes era capaz de arrasar el municipales y autonómicas con propuestas de grandes políticas ha sido incapaz de cautivar a los votantes. A grandes rasgos el PP, que antes le disputaba el liderazgo al PSOE en todas partes, está en la mitad que el PSOE en casi todas las ciudades. Y no es solo por la fragmentación, pues el PSOE también soporta la competición de otros partidos en la izquierda (incluso más competición, si contamos a los partidos regionales de izquierdas).

Al PP le han faltado propuestas. Ha pretendido ganar invocando el miedo, y llamando al voto útil. Pero sin una revisión de fondo de sus políticas. Por que una de dos: o se compite con Vox en la derecha, pero de verdad (no con medidas meramente cosméticas), o se compite con Ciudadanos por el centro. El estar en tierra de nadie no convence, y la debilidad del PP ha propiciado la incapacidad de media España para ganar a la otra media incluso en feudos históricos.

El votante de Vox ha menguado. Muchos han ido a la abstención. Pese a ello Vox entra en casi todas partes. Pero eso no vale. Que el electorado que hay entre PP y Vox se abstenga no debería ser buena noticia para ninguno de los dos. Aunque unos entren y otros aguanten la segunda plaza. Por otra parte, Ciudadanos y su estrategia para heredar al PP han causado un resultado muy negativo para el constitucionalismo unionista. El rol de centro- izquierda nacional con que nació Ciudadanos le permitía atraer a muchos votantes del PSOE. La moderación del PSOE, unida a la derechización de Ciudadanos, ha dado un resultado que, aunque sea positivo para Ciudadanos a corto plazo, es muy negativo para el conjunto del centro derecha a medio plazo.

El voto útil no convence. El pensamiento liberal, conservador, reformista, constitucionalista, nacional, tiene riqueza suficiente para proponer a los españoles una alternativa al socialismo. Cada partido del centro derecha ha ido a lo suyo, y ha “ganado”. El PP conserva la segunda plaza. Ciudadanos crece. Vox entra en todas partes. Pero eso no llega.

Si toda la estrategia es heredar al PP (en el caso de Ciudadanos) e invocar el voto útil sin una regeneración más clara del ideario (en el caso del PP), sin plantear coaliciones, sin plantear nuevas formas de integración y un nuevo ente capaz de aglutinar el voto de la mayoría natural, se conseguirán resultados parciales, pero no la victoria que espera un electorado desilusionado.

  • Diego Vigil de Quiñones Otero es Registrador de la Propiedad y miembro del act-tank Qveremos.

Lo último en Opinión