Sánchez, el sepulturero

Pedro Sánchez tiene un Gobierno tan débil que sus 84 diputados lo han obligado a meterse urgentemente a sepulturero. A vueltas con la Memoria Histórica, Sánchez se agarra a lo que puede para desviar la atención de los temas importantes. Y es que el PSOE, entre chapuzas radiotelevisivas, aspiraciones gravosas y demás ocurrencias, no tiene donde meterse ni física y ideológicamente. Hay tantos socialistas con raíces franquistas que deberían dejar las tumbas y sus tierras en paz.

Lo último en Opinión