PP y Vox, las bases de un acuerdo

PP y Vox, las bases de un acuerdo

Produce satisfacción saber que PP y Vox inician un proceso de negociación que, con sus fases de cortejo, muy probablemente acabará sentando las bases de un acuerdo postelectoral. La Comunidad de Madrid y el ayuntamiento de la capital son instituciones demasiado importantes como para que las rencillas partidistas impidan su gobernabilidad, máxime cuando muchas de las diferencias programáticas entre estas dos formaciones son más cuestión de énfasis que de contenidos. Sólo cabe desear ahora que las bases de este incipiente pacto, centrado en cuestiones de impuestos y creación de empleo, se extienda a otros ámbitos.

Dejado atrás el fervor y los maximalismos propios de la contienda electoral, es el momento de que el sentido común se expanda y tome el control del barco. Asumiendo los programas electorales y las promesas de campañas de los tres partidos de la derecha española, y teniendo en cuenta los resultados de las votaciones –en los que un acuerdo entre Vox, PP y C’s permitiría retener los gobiernos de Castilla-León y Murcia, además de la ya mencionada Comunidad de Madrid–, ninguno de los votantes de estas formaciones entenderían que sus líderes no dialogasen y, menos aún, que actuasen de forma irresponsable.

PP y Vox están haciendo sus deberes. Sería deseable que pronto pudiera decirse lo mismo de Ciudadanos. Para que el marco de la sensatez sea el que finalmente se imponga, conviene recordar dos hechos básicos: la demanda de Vox de sentarse en la misma mesa con los que, de una forma u otra, acabarán pactando, es a todo punto todo lógica. El PSOE no ha tenido empacho en sentarse en mil mesas de negociación con Podemos. Así pues, las fuerzas del centroderecha no deben dejar que sean los socialistas quienes establezcan las líneas rojas de exclusión. En cuanto al segundo hecho, este es de corte sociológico. En España no hay espacio para tres partidos de derecha. Conviene, por tanto, en ir pensando en una refundación. Será más ágil y provechoso que esta alianza surja motu proprio que por ir al remolque de la realidad.

Lo último en Opinión