Podemos debe exigir a Sánchez que baje los impuestos a las eléctricas

Podemos debe exigir a Sánchez que baje los impuestos a las eléctricas

Los últimos resultados electorales y todas las encuestas coinciden al unísono: Podemos es un partido en decadencia. La expresión para ese momento de ira al que dieron cauce ha quedado atrás. A ello hay que añadir las incoherencias morales de sus dirigentes, singularmente de su líder, Pablo Iglesias, entre prédica y conducta práctica. Esta suma de factores ha contribuido a que el futuro de Podemos pinte oscuro.

Sucede, sin embargo, que estamos en campaña electoral. Y a falta de enemigos reales –no los tiene porque Podemos no confronta con nada real ni práctico–, Iglesias ha tenido que buscarse enemigos imaginarios, quizás con la esperanza de suscitar así alguna adhesión en torno a su causa. El problema es que toda estrategia, para ser eficaz, tiene que ser sutil. Y a Iglesias se le ha visto lo forzado de su intención desde el primer momento. Primero ha atacado a Amancio Ortega, y ello ha generado un efecto rebote; personas de todos los ámbitos sociales y económicos de España han mostrado espontánea adhesión en torno a la figura de este gran empresario y filántropo.

Ahora se ve que Iglesias ha cambiado el tiro para volver por uno de sus clásicos: las oligarquías y el IBEX 35, en este caso en la personificación de las eléctricas –que dicho así, como lo dice Iglesias, parece el título de una obra de teatro griego clásico–.  Si el líder de Podemos quiere que estas compañías bajen los precios de la factura de la luz, podría empezar por proponer que bajen los impuestos dentro del sector; son los más altos de Europa y el motivo principal de que estos recibos salgan tan caros.

Pongámonos en situación con unos breves datos: el presidente por el que Iglesias suspira con formar parte de su Gobierno, Pedro Sánchez, acaba de recuperar el impuesto del 7% de la generación eléctrica, que antes había estado suspendido por seis meses. Un impuesto que se suma al del IVA, del 21%, siendo la electricidad un consumo de primera necesidad, y al cual se añade, para más inri, el Impuesto Especial sobre la Electricidad, con un tipo del 5,11%.

La bajada de impuestos a los recibos de la luz sería la forma más directa de ayudar a las personas humildes que tienen problemas para pagar estas facturas. Pero Iglesias –seamos honestos– no quiere ayudar a esta gente; quiere instrumentalizar las causas de las víctimas en beneficio propio, que es cosa muy distinta.

Lo último en Opinión