Todo es mentira en Sánchez

Todo es mentira en Sánchez

Nada de lo que sale de la pluma de Pedro Sánchez parece responder a lo auténtico –recuérdese la tesis doctoral fake de 2012–, ni siquiera el libro ‘Manual de Resistencia’ que llegará al mercado en apenas unos días y que con tanto alboroto se ha anunciado. Más allá del titulo y de la previsible –e ingente– dosis de amor propio que el socialista se autoregalará, y atendiendo a la existencia de otro libro casi con el mismo epígrafe en el sector literario, podemos afirmar que la originalidad no es una de las virtudes de las que el presidente del Gobierno pueda presumir.

Luís Martín Arias, profesor de la Universidad de Valladolid, ya publicó en 2016 un libro bajo el nombre de ‘Contrapolítica. Manual de Resistencia’. Una obra, además, que aún sin saber el devenir de los acontecimientos políticos que protagonizaría Sánchez, parecía una premonición de la felonía que el jefe del Ejecutivo iba a perpetrar contra la integridad de la nación española rindiéndose ante los separatistas de Cataluña y vendiendo la soberanía popular con tal de no poner fin a una débil, aunque peligrosa, legislatura.

Curiosamente, la citada publicación de este profesor vallisoletano señala la importancia de resguardarse de la política porque, aunque en principio se trata de un arma poderosísima para construir sociedades más fuertes, solventes y unidas, también tiene la capacidad de llevar a los pueblos a la devastación más absoluta al carecer de sensatez. Una dualidad, muy bien expuesta por Martín Arias en su libro parcialmente plagiado en el título, que, sin duda, se manifiesta en la figura de Sánchez de manera clara. Como presidente del Gobierno, el socialista posee todos los poderes ejecutivos para erigir una nación fuerte y triunfadora; sin embargo, el socialista, embaucado por el canto de las sirenas que encarnan el ansia de poder, está llevando a España por la peligrosa senda de la ruina social y económica. Sánchez, que falta a la verdad incluso cuando firma la autoría de un libro recurriendo a la “ayuda literaria de una segunda persona” –Irene Lozano– para que se lo escriba, está programado para el arte de la política destructiva, por ello, debe irse y debe hacerlo ya.

Últimas noticias