El PSOE y su maleducada forma de perder

Comentar

El PSOE ha tenido en Andalucía, con ocasión del relevo en la presidencia de la Junta, un comportamiento abyecto. Este es el adjetivo que merece la conducta que han tenido las personas paniaguadas e incluso feministas que rodearon el Parlamento andaluz en los últimos días y que, pagados por los socialistas, intentaron que el relevo de Juan Manuel Moreno Bonilla, líder regional del PP, no se llevará a efecto.

Esto, recuérdese, tiene antecedentes recientes en nuestra política como fue el rodeo que hicieron los independentistas y terroristas de la CUP en el Parlamento de Cataluña. Pero, además, podemos ir a momentos pasados de nuestra historia cuando Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, amenazó a Antonio Maura, del Partido Conservador en España, con –incluso– un atentado si no se avenía a sus propósitos y aquello, al final, terminó como terminó.

Pero, ahora, lo que está demostrando el PSOE es que ni tiene ganas de perder, ni tiene educación para hacerlo. Debemos preguntarnos, ¿qué hubiera pasado si cuando la moción de censura de Pedro Sánchez el PP hubiera rodeado el Congreso y protestado por aquel relevo impopular e irregular? Se hubiera liado la de San Quintín.

Últimas noticias