El acierto del PP en Andalucía

Comentar

En 2008, antes de la celebración del Congreso del Partido Popular (PP) en Valencia, su entonces líder Mariano Rajoy, designado por José María Aznar, hizo unas declaraciones en plena lucha por sostener su liderazgo que marcaron un antes y un después en el posicionamiento ideológico de su formación política. Rajoy dijo: “Si alguien se quiere marchar al partido liberal o al partido conservador que se vaya”.

El entonces número dos de Esperanza Aguirre, Ignacio González, le respondió formulándole una pregunta: “¿Qué sería del PP, dijo, sin los liberales y sin los conservadores?”. Pero, aquellas contundentes palabras del ex presidente del PP, la verdad es que sonaron a declaración de guerra, la misma batalla que hoy esconde en sus entrañas muchas de las claves de lo que está pasando en el espectro del centroderecha en España.

Es verdad, por ser justos, que bastantes años antes el PP dio ya algunos pasitos para su mutilación y fue con el Pacto del Majestic, porque, aunque éste permitió que Aznar en 1996 fuera presidente, ya inoculó un virus mortal en los populares catalanes. Aquel acuerdo entre caballeros, de alguna manera, determinó las directrices políticas de allí y les dibujó como una opción de oposición. Ya ha pasado bastante tiempo desde ambos episodios, pero lo cierto es que hoy podemos dar respuesta a la pregunta de González para Rajoy: una parte del votante del PP se ha ido a VOX y la otra parte se ha ido a Ciudadanos. Los populares decidieron sustituir la ilusión por el relato de la gestión, pero deberían haberlo complementado, eso era lo que le convertía en una opción de gobierno.

Últimas noticias