España: el cuadro del gran descuadre

España: el cuadro del gran descuadre
Comentar

Por mucho que el Gobierno intente revestir con gran boato su reunión para la preparación del envío de los datos del cuadro macroeconómico a Bruselas tras el Presupuesto “bolchevique” que quiere aplicar, cuyo acuerdo escenificó con Podemos, confundiendo en los documentos la línea que hay entre partido y Gobierno, los números no cuadran ni a martillazos, que siempre ha sido la técnica preferida por los socialistas, en ausencia del rigor que exigen los datos, pero que esta vez ni de esa manera lo conseguirán.

Y no lo conseguirán porque el Presupuesto “bolchevique” que quieren aprobar no sólo nos conduce al abismo económico, sino que descuadra por todos los lados. El cuadro macroeconómico que quieren presentar es, en realidad, el cuadro del gran descuadre. Es el cuadro macro por el que multitud de personas, muchas de ellas con poca preparación y de origen humilde, verán cómo son expulsados del mercado de trabajo porque no les van a poder pagar por su trabajo los 900 euros que marca el nuevo salario mínimo. Son personas que la izquierda cree que son sus votantes, pero a las que va a empobrecer todavía más que al resto de españoles, a los que también perjudicará gravemente. Esas personas irán al paro, verán truncado su futuro profesional y dejarán de cotizar a la Seguridad Social, con menoscabo para su futura pensión. Puede, incluso, que muchas de ellas vayan a la economía sumergida, que es una lacra que esa subida absurda e irresponsable del salario mínimo cebará.

El cuadro del gran descuadre que la ministra Calviño tendrá que presentar en Bruselas —¿merece la pena poner en riesgo el prestigio profesional por ser ministro?— no hay por dónde cogerlo. El gasto sube en Educación de cero a tres años de manera insostenible, generando un nuevo derecho que no nos podemos permitir; sube en las pensiones, gran problema de la economía española, y en lugar de proponer una reforma seria, con una transición hacia un sistema de capitalización que haga viable el sistema, liga las pensiones al IPC, incrementa un 3% las mínimas y merma ingresos a la Seguridad Social, ya que los efectos perversos de este Presupuesto, que llegarán en forma de paro masivo, harán disminuir los ingresos de las cotizaciones, de manera que aumentará el déficit de la Seguridad Social.

Este cuadro del gran descuadre expulsará la financiación de las empresas, al imponer un impuesto a la inversión en las cotizadas, e invitará a irse a muchas grandes compañías, que generan la mayor parte de la actividad y el empleo, porque llevará a cabo una subida salvaje del impuesto de Sociedades. A los ciudadanos, terminará de rematarlos fiscalmente con una subida de IRPF y del impuesto de Patrimonio. La ministra Montero decía este fin de semana que no comprende cómo el PP no tiene sentido de Estado y en su lugar lanza “pedradas” contra los ciudadanos. La única pedrada enorme que van a recibir los ciudadanos es la losa de la recesión, la ruina y el paro masivo que provocarán, si se aprueban, estos presupuestos “bolcheviques”. Maduro también ha subido múltiples veces el salario mínimo y miren dónde está la economía venezolana. Hay que evitar que se instale aquí un régimen económico y político bolivariano, cuyo primer paso podría ser ese engendro de Presupuesto que ha firmado el PSOE con la extrema izquierda.

Últimas noticias