¿A qué esperan para abrir una investigación?

¿A qué esperan para abrir una investigación?
Comentar

Partido Popular y Ciudadanos no se pueden quedar de brazos cruzados mientras el caso Celaá no hace más que agravarse. Los principales partidos de la oposición —Podemos ni está ni se le espera para las cuestiones relacionadas con la ley— deben propiciar que el opaco Gobierno de Pedro Sánchez se retrate. Recordemos que el secretario general del PSOE se convirtió en jefe del Ejecutivo —vía moción de censura— con el argumento central de la “transparencia”. Puesto que transparencia y ejemplaridad brillan por su ausencia desde que tomaron el poder, tanto PP como C’s deben asumir esa responsabilidad. OKDIARIO ha demostrado con sus exclusivas que la actual portavoz del Ejecutivo y ministra de Educación y Formación Profesional no cumplió con sus obligaciones legales.

Celaá aún no ha dado ni una sola explicación por el ingente patrimonio que oculta tras una valoración genérica de 195.000 euros. Una cantidad irrisoria si tenemos en cuenta que, al menos, posee un chalé de lujo de más de 700 metros cuadrados habitables ubicado en una parcela de 4.500 metros, además de un piso en el centro de Bilbao, ciudad que no es precisamente barata en temas inmobiliarios. Isabel Celaá no sólo no ha cumplido con sus compromisos éticos y morales como servidora pública sino que, presa de unos nervios de lo más denotativos, incluso se ha atrevido a abroncar a los periodistas por el mero hecho de realizar su trabajo y preguntarle por este asunto que tiene un color muy oscuro. Un ejercicio de supino cinismo por su parte.

La portavoz gubernamental es perfectamente consciente de que, además de cumplimentar el documento que se hizo público hace una semana en el BOE, debe declarar sus bienes de acuerdo a la Ley del Impuesto Sobre el Patrimonio o, lo que es lo mismo, el que tenga más valor entre la estimación catastral, el comprobado por la Administración o el precio de adquisición. Por lo tanto, y dado que sólo su chalé valía más de un millón de euros —en tiempos de pertinaz crisis económica, cuando estaban más baratos— Celaá está ocultando información fundamental e incumpliendo con las obligaciones que siguen todos los ciudadanos. Un comportamiento así es impropio de una representante pública. Por lo tanto, Partido Popular y Ciudadanos deben actuar y llegar hasta el final. Isabel Celaá debe dejar su cargo.

Últimas noticias