¿Antes las bombas mataban niños y ahora lanzan flores?

¿Antes las bombas mataban niños y ahora lanzan flores?
Comentar

De bandazo en bandazo hasta el bandazo final. Así va el Gobierno de Pedro Sánchez en sus escasos 100 días de vida para desgracia de todos los españoles. Condicionados por su exigua presencia parlamentaria e hipotecados en su comportamiento por apoyos como el de los comunistas de Podemos, la crisis por la venta de armamento a Arabia Saudí crea otro foco más de inestabilidad en el día a día de España y refuerza la necesidad de convocar elecciones generales para conformar un Ejecutivo estable. En un perfecto resumen de su esencia gestora, el equipo de Sánchez había rechazado la venta de 400 bombas láser GBU-24 Paveway a los saudíes para cambiar ahora de parecer y decir que la situación está “en estudio”.

El Ejecutivo socialista le da la razón con su manera de proceder al escritor ruso León Tolstói, quien decía que “es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de esos principios”. Pedro Sánchez llegó a La Moncloa tras la moción de censura contra Mariano Rajoy enarbolando la bandera de la ejemplaridad y de los principios férreos. No obstante, en cuanto los árabes han puesto en solfa el contrato con Navantia para construir cinco corbetas —y los 6.000 empleos de la Bahía de Cádiz— los socialistas han olvidado sus principios contra la venta de armamento a Arabia Saudí para reconsiderar su postura. Resulta evidente que si hace sólo una semana pensaban que estos artefactos mataban niños, ahora desde luego no lanzan flores.

Un Gobierno serio debería tener una línea de actuación más definida y un plan claro de acción para generar credibilidad y respeto. En asuntos tan capitales como éste, no se puede penar una cosa una semana y, justo la siguiente, todo lo contrario. Da una sensación de arbitrariedad muy nociva para la imagen del país. Incluso para conseguir que los propios saudíes respeten acuerdos como el de Navantia sin necesidad de incluir las 400 bombas. Por desgracia, los bandazos son ADN del Gobierno de Sánchez. Una genética que en sólo 100 días está propiciando el frenazo en todos los registros positivos que habían caracterizado a España en los últimos años.

Últimas noticias