Menos impuestos y más control del gasto

Menos impuestos y más control del gasto
Comentar

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene ante sí una difícil tarea en la parcela económica. El Partido Popular ha dejado unos números casi insuperables a nivel de empleo y crecimiento económico. Además de las inevitables comparaciones, se da el hecho de que el nuevo presidente del Gobierno tiene demasiadas facturas que pagar debido al apoyo de separatistas catalanes, nacionalistas vascos y los populistas de Podemos. Todos ellos tratarán de sacar tajada y a ellos ha de responderles con una postura que opte por el control de gasto y reduzca al máximo una posible subida de impuestos. De hecho, el control de gasto es inevitable. Este Ejecutivo tendrá que enfrentarse a unos recortes impuestos por Europa de 15.000 millones de euros en la próxima aprobación del techo de gasto.

Una cantidad que no se puede suplir a base de subir impuestos, ya que eso supondría una funesta ralentización de la economía española. Para empezar, y aunque sea menor en lo cuantitativo, aumentar el número de ministerios de 13 a 17 supone un 24% más de gasto en salarios que los de la Administración Rajoy. Este tipo de gastos que podrían reducirse o las peticiones imposibles del Partido Nacionalista Vasco, ERC o Podemos no deben suplirse en ningún caso con un impuestazo masivo que cercene nuestra económica. Si queremos seguir siendo la economía que más crece entre los principales países de Europa, lo último que debe hacer el equipo de Pedro Sánchez es perseverar en la subida de 30.000 millones de euros que pretende aplicar en el IRPF, Sociedades de Ahorro y Herencias.

El proyecto está diseñado para aplicarse en una legislatura completa, pero cada año ya estaría gravado con más de 7.000 millones de euros. Esto pondría robustos palos en las ruedas de nuestra economía. Para empezar, penalizaría a las empresas, creadoras del trabajo que nos ha vuelto a situar en la cúspide continental. Después, supondría una fuerte subida de gravámenes a los trabajadores y un daño general a toda la economía española. Si Pedro Sánchez no se quiere equivocar, que haga más caso al criterio de Nadia Calviño que al recuerdo gestor de José Luis Rodríguez Zapatero. Ya sabemos cómo acabó aquello. Volver a caer en los mismos errores después del esplendor de los últimos años sería imperdonable.

Últimas noticias