La Feria de los EREs

La Feria de los EREs
Comentar

Tiempo de Feria en Andalucía. De alegría, derroche, de pose y jolgorio. De pies cansados y sonrisas brillantes. De caballos muertos por agotamiento, sin comer ni beber, reventados por maltrato. Permítanme que me fije en ellos, en los caballos: tan fuertes, tan esbeltos, tan bien educados para ir por aquí, para ir por allá. Ni agua le dan a muchos. Y al final, el final. ¿Cómo es posible que algo así suceda? Pues como suceden tantas cosas que no nos caben en la cabeza. No me caben los 300 investigados en la denominada causa de los ERE, donde responderán 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía, y entre ellos dos de sus presidentes. Siete años de proceso, a través del cual ha habido momentos en los que hemos pensado que quizás terminaría antes la jueza instructora investigando a toda la región y descartando después…

Siete años donde ya se acumulan 379 tomos, formados por más de un millón de folios y que estudiando qué ha sucedido con una partida presupuestar de 855 millones de euros —de dinero público—. ¿De qué se les acusa exactamente? De crear y mantener un sistema de concesión presuntamente ilegal de ayudas sociolaborales, tanto a personas como a empresas que declarasen encontrarse en crisis a los que, se sospecha, se destinaron ayudas de manera discrecional y arbitraria. En este asunto se ha debatido mucho sobre las responsabilidades políticas y las responsabilidades jurídicas. Siempre he defendido que, mientras la justicia demuestre y delibere, era imprescindible asumir responsabilidades políticas por todas las personas sobre las que hubiese algún tipo de cuestionamiento de peso.

Y una vez que la justicia sentencie, con pruebas, y no quepa recurso, en tal caso, a nivel político, se tendrá que depurar todo tipo de consecuencias o resarcimientos, claro está. Lo que más me sorprende es que el PSOE no tome ningún tipo de medidas en este asunto. No, no vale decir siempre ese comodín tan socorrido de: “La justicia determinará…”. Claro que la justicia determinará, para eso está la justicia. Pero los partidos políticos, y sobre todo el partido del que todos estos señores y señoras forman parte, debería también tomar cartas en el asunto. Es más, los partidos políticos deberían personarse en estos casos que les afectan de manera tan directa: no me refiero a que el PP o Ciudadanos se personen, no. Me refiero al propio PSOE, que debería ser el primero en querer que todo esto se ventile de la manera más transparente y firme posible.

Por su propio bien y por la defensa de sus intereses, que no deben ser otros que la seguridad y la tranquilidad de sus votantes. ¿Qué imagen les merecería si Pedro Sánchez se personase en el asunto de los EREs y quisiera llegar hasta el final? Sí, ya sé, hace falta tenerlo muy claro y armarse de valor. Pero si pensar en este hecho nos choca, es porque sencillamente, aquí funciona más el proteger “a los nuestros” antes que sentirse doblemente herido por el hecho de que “los nuestros” lo hayan podido hacer mal. Y así nos va. Al final, si no se alimenta al caballo, se muere. Si a España no se le alimenta de ética, de justicia y de dignidad, le pasará lo mismo.

Últimas noticias