Ignacio González no es el hijo de Dios

Ignacio González no es el hijo de Dios
Comentar

Lourdes Cavero ha mentido al juez del caso Lezo a no ser que Ignacio González sea el hijo de Dios y pueda hacer el milagro de los panes y los peces, algo que es más que imposible. La mujer del ex presidente de la Comunidad de Madrid, e imputada por un posible delito de blanqueo de capitales, asegura que siempre han vivido “absolutamente acorde a sus ingresos” y cifra los mismos en “240.000 euros anuales”. Una cantidad que, aún dándola por buena —habría que cotejarla dada su propensión a la mentira— sería del todo insuficiente para amasar el ingente patrimonio inmobiliario que controló la familia González Cavero. Resulta inverosímil que un dirigente que ganaba 5.800 euros mensuales pudiera pagar cuatro millones de euros en bienes inmobiliarios, tal y como atestiguan las investigaciones policiales.

No hace falta ser Pitágoras de Samos para saber que las cuentas no cuadran si atendemos a ese sueldo. Incluso aunque aceptáramos  los ingresos conjuntos de los que habla la mujer de González. El tren de vida que ambos llevaban no se corresponde con su realidad económica. Ahí está el chalet en Aravaca valorado en más de 2.500.000 euros o el célebre dúplex de Estepona que supera el 1.200.000. Por no hablar de las últimas investigaciones de la Unidad Central Operativa (UCO) que establecen que González es dueño de un resort de lujo de 37 millones de euros en República Dominicana, además de haber recibido presuntamente una comisión inicial de 2 millones de euros por el pelotazo del Canal Isabel II en la compra de la brasileña Emissao. De esa forma, la cantidad de dinero público hurtada por Ignacio González estaría mucho más cerca de los 100 que de los 10 millones de euros.

Lourdes Cavero ha demostrado hoy en sede judicial que forma con su marido una pareja tan comprometida con la ambición como con la mentira. Cavero ha hecho el ridículo al decir que no había tenido ninguna relación con Edmundo Rodríguez Sobrino. Tras sus palabras, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, le ha enseñado un correo electrónico que ella envió al ex presidente de Inassa. Sólo cabe esperar que la justicia llegue hasta el final en sus investigaciones y que Ignacio González devuelva hasta el último euro que esquilmó a todos los madrileños. Sólo así se hará justicia. Hay quienes se creen dioses cuando sólo son humanos parapetados tras el frágil escudo de la mentira.

Últimas noticias