Ni tan íntegros ni tan honestos

Ni tan íntegros ni tan honestos

Antes de dar lecciones de honestidad, hay que tener la hoja de servicio muy limpia. Desde luego, no parece el caso de esa triple entente de la inquisición informativa que tienen montada entre Plataforma X la Honestidad (PLxH) Podemos y Jaume Roures. Este último a través de ese digital a mayor gloria de la demagogia y la falacia que es Público, casa que auspicia, entre otros, al sinvergüenza fiscal Juan Carlos Monedero, poco más que decir. Juntos pretenden perseguir y acosar judicialmente a los medios que publican noticias veraces que les son incómodas a sus intereses particulares. No obstante, una cosa es querer y otra poder. Entre todos juntan una colección de actividades cuanto menos cuestionables que no los dejan, precisamente, en la mejor situación para dar lecciones de ética y moral. Hay para todos los gustos y sensibilidades. 

En primer lugar, está Juan Luis Durán García, letrado de la Plataforma X la Honestidad. En teoría creada en 2015 para luchar por la “defensa de los valores de comportamiento honesto”, pero cuyo abogado cuenta con dos sociedades constituidas por Luis Miguel Trigueros Gómez, generador de sociedades mercantiles fantasmas que fue investigado en el caso Gürtel. Con el agravante de que Durán, ese teórico prócer de la integridad sin fronteras, estaba al tanto de que Trigueros figuraba en el sumario de la trama delictiva. Por lo tanto no hay excusa que justifique unas maniobras opacas y una estrecha relación profesional con una persona igual de opaca. En semejante situación están las otras dos partes de la triple entente de la inquisición informativa. ¿Qué decir de Jaume Roures y su imperio audiovisual? Las fiscalías de Nueva York y Zúrich siguen el rastro de sus empresas por posibles delitos de corrupción. 

Por si fuera poco, varios directivos de Mediapro están imputados por el pago de sobornos a altos cargos de la FIFA para conseguir los derechos televisivos del fútbol. Paradigma de todo lo que no se debería hacer ni en los negocios ni en la vida. Una mala praxis constante que tiene un altavoz informativo de nula credibilidad llamado Público. Y por supuesto, Podemos. Siempre el partido de Pablo Iglesias tras los intentos de amordazar a los medios de comunicación libres. Por otra parte, hay que reconocer que es un comportamiento que casa con el modus operandi de sus dos financiadores: Irán y Venezuela. Todo se pega y en esos países la libertad es una palabra que carece de significado. Eso sí, antes de perseguir a los medios rivales como si fueran Torquemadas del siglo XXI, deberían recordar que honrado e íntegro se es o no se es, pero no se aparenta. Si se juega al postureo, al final la verdad siempre sale a la superficie y te pueden dejar en evidencia.

Comentar

Últimas noticias