Opinión

Latinoamericanos en España: SÍ a una España unida

Latinoamericanos en España: SÍ a una España unida
0 Comentar

Leo con incredulidad la noticia de que un concejal por Sabadell de ERC pide el voto a favor de la independencia de Cataluña. La noticia pasaría desapercibida si no fuera porque es un ciudadano de origen uruguayo quien requiere el apoyo de los 400.000 latinoamericanos que viven en dicha comunidad autónoma. Fundamenta su llamamiento en el argumento de que en su día las diferentes naciones iberoamericanas también se independizaron de España. Califica de decisivo el voto “latino-catalán” para el logro del objetivo independentista por el gran número de electores potenciales que supondría ese colectivo. Es evidente que los promotores del referéndum van a tratar de convencer a todos aquellos que les den un voto favorable. Así sea los de los residentes extranjeros sin nacionalidad española, a los que la legislación estatal solo les tiene reconocido el sufragio activo en las elecciones municipales y siempre que exista un acuerdo de reciprocidad con su país de origen.

Sin perjuicio de que el independentismo se invente sus propias normas electorales y pretenda hacer votar a todo aquel que pase por delante de sus urnas, quiero detenerme en la cuestión de fondo. Como colombiano y español que soy, no tengo ninguna duda en expresar que a los latinoamericanos les ha ido y les va muy bien en una España unida e integrada plenamente en Europa. Una gran mayoría de los iberoamericanos residentes en España ostentan simultáneamente la nacionalidad española, el segundo de los pasaportes mas valiosos en el mundo en la actualidad. El propio concejal uruguayo-independentista ostentará la nacionalidad española, a la que estoy seguro no renunciaría para quedarse con su sobrevenida ciudadanía catalana. No olvidemos que el latinoamericano es un pueblo emigrante, viajero, ama la globalización y suele integrar la diáspora. Una Cataluña independiente, fuera de la UE, no garantizaría sus visitas sin traba alguna al resto de países de la UE.

Son mucho más evidentes los inconvenientes que las ventajas para los latinoamericanos en una hipotética Cataluña independiente frente a los múltiples y acreditados beneficios que ostentan los latinoamericanos en la actualidad por su vinculación con España. Se destacan entre estos últimos los siguientes: un idioma común, los convenios para evitar la doble tributación y los acuerdos de reciprocidad para cómputo de las cotizaciones en materia de Seguridad Social y cobro de pensiones de jubilación suscritos con países del nuevo continente. También los amplios beneficios en materia sanitaria, la equiparación en derechos sin distinguir entre españoles de nacimiento y de adopción. Todo ello con la posibilidad de acceder a puestos de funcionarios públicos de carrera o políticos como españoles sin discriminación de origen, así como la posibilidad de acceso en igualdad de condiciones a puestos de trabajo, subvenciones para autónomos y emprendedores, prestaciones de desempleo…

España, una garantía

No se puede olvidar la medida gestionada por el Gobierno popular de Mariano Rajoy ante los organismos europeos, cuya suprema trascendencia es por todos alabada y reconocida: la exención del visado Schengen para diferentes países latinoamericanos —Colombia, Perú y otros países— que permite ya a los nacionales de dichos países iberoamericanos el viajar de turismo sin trabas a España y al resto de estados europeos, encuadrados en dicha zona sin controles fronterizos,  sin la “engorrosa visa”, por el plazo máximo de 90 días, ayudando de esta manera a crear un Espacio Latinoamericano Común, con el papel de España de catalizador e impulsor de tales beneficios para los integrantes de dichos países de la Comunidad Iberoamericana.

Si el ejemplo a seguir en esa idílica Cataluña independiente es la Venezuela de Maduro, único país que ha apoyado esta sinrazón secesionista, es un motivo más para estar alejados de esta aventura sin sentido. Pues nadie mejor que los latinoamericanos, en concreto nuestros hermanos venezolanos residentes en España, conocen los abusos dictatoriales del Gobierno chavista, a quien tanto admira ERC, la CUP… Maduro ha condenado a muchos de sus compatriotas y también familiares a pasar por  las necesidades físicas más perentorias. Los latinoamericanos residentes en España en general y los colombianos en particular, no queremos una Cataluña independiente y fuera de España. Al contrario, queremos una España unida, fuerte y cohesionada a la que Cataluña siga perteneciendo como desde hace siglos y tiempo inmemorial, capaz de enfrentar con éxito los grandes retos que el futuro nos plantee.

Los latinoamericanos residentes en  España también queremos colaborar en su consecución, codo a codo unidos, junto a los catalanes y el resto de españoles para seguir haciendo de esta nación española que tanto y tan bien ha acogido al hermano pueblo iberoamericano un referente internacional de país moderno. El mejor valedor de América Latina en Europa.

Últimas noticias

Lo más vendido