Ana Obregón le pide a Antonio Catalán que haga una excepción en sus hoteles

Ana Obregón le pide a Antonio Catalán que haga una excepción en sus hoteles

Ana García Obregón se encuentra residiendo en Nueva York para tratar una compleja enfermedad que afecta a su único hijo fruto del matrimonio con Alessandro Lecquio. Según la ley americana, una persona no puede estar ocupando 10 días la misma habitación sin haberlo advertido previamente. Se trata de unas normas que entraron en vigor tras los atentados del 11-S y que los americanos cumplen a rajatabla. "Anita la fantástica", como la llaman cariñosamente sus amigos, lo desconocía y se instaló en un hotel Marriott de la Gran Manzana para estar cerca de su hijo.

Cuál es su sorpresa cuando se cumple la fatídica fecha y debe abandonar la habitación con el problema añadido de que en una ciudad como esa es muy probable que te vayas directamente a la calle pues el hotel está lleno y no tienen donde ubicarse. A la protagonista de ‘Ana y los 7’ se le encendió la bombilla y recordó que su amigo Antonio Catalán, fundador de NH y AC hoteles, es el único socio que tiene Marriott en todo el mundo y decidió llamarle para ver si le podía solucionar la papeleta en un momento anímicamente duro para la intérprete. Catalán, contactó con su hombre en Estados Unidos, y finalmente pudieron solucionar la historia.

Hay que decir que Obregón afirmó que estaba dispuesta a pagar lo que fuera y desde la cadena hotelera se le respondió que se le iba a aplicar una interesante rebaja en consideración a todo el tiempo que iba a ocupar la mencionada habitación. Ana Obregón, que permanece en la ciudad de los rascacielos tiene a su hijo en el Memorial Sloan Cancer Center y según ha podido saber OKMACUTO se le está sometiendo a un tratamiento que tiene un coste que ronda los 500.000 dólares. En estos centros de referencia, lo primero que te informan es el coste del mismo.

Lo último en Ciencia