El imposible de Sánchez y la torpeza de la derecha

El imposible de Sánchez y la torpeza de la derecha
opinion-Diego-Vigil-Quinones-Otero-interior
  • Diego Vigil de Quiñones Otero

Continúa estos días de verano la comedia de las negociaciones para formar Gobierno. Las posiciones están claras, y siguen siendo más o menos las del principio: el PSOE aspira a gobernar en solitario, Podemos a gobernar el coalición con el permiso de los nacionalistas, y C’s y PP siguen en el “no es no” fundamentado en la propensión de Sánchez al pacto con los nacionalistas secesionistas.

A medida que avanzan las negociaciones, se empieza a invocar el último minuto como principal argumento para que Podemos se rinda a la pretensión del PSOE. Al mismo tiempo, se pretende la abstención de C’s y el PP nada menos que para permitir un Gobierno PSOE-Podemos, con la única excusa de que así se evita el pacto con los independentistas. Sin ofrecer en ningún caso un pacto y una gran coalición, como hemos sostenido que es necesario en artículo de 3 de Junio pasado.

De esta situación del juego, cabe destacar dos elementos esenciales: primero, el imposible que pretende Sánchez, y segundo, la torpeza de la oposición.

En cuanto al imposible de Sánchez, cada vez es más evidente que pretende gobernar como si tuviera mayoría absoluta pero sin tenerla, pero implicando en la operación al tiempo a Podemos, Ciudadanos y el PP. En el planteamiento imposible de Sánchez, Podemos debe dejarse “robar la merienda”. Pero además pretende que Ciudadanos y el Partido Popular se abstengan y propicien un Gobierno con los comunistas. A los líderes de C’s y el PP apenas se les oye decir que ellos no apoyan a Sánchez por lo de Navarra, Cataluña, etc, pero no inciden en la aberración ideológica de entregarse al populismo, de dar rienda suelta al comunismo antisistema, y de las consecuencias económicas que ello tendría para España.

Y es que en toda la comedia estival, la actuación de la derecha está siendo floja: no pasa de un no es no genérico por las maldades rupturistas de Sánchez, prescinde de acorralarle con una oferta de pacto que sirva de dique no sólo a los nacionalistas sino también a Podemos, y renuncia a explicar por qué el gobierno de izquierdas es inconveniente. Mientras así actúan, PP y C’s confían en un desgaste natural de Sánchez que los pueda llevar de nuevo al Gobierno, pero prescinden de dar el combate ideológico y de explicar por qué el socialismo sigue siendo un lastre que perjudica la prosperidad de un país.

En suma, en medio de la comedia veraniega la gran coalición sigue siendo necesaria, pero se echa de menos un ataque frontal del PP y/o C’s para ofrecérsela a Sánchez y dejarle en evidencia. El PP y/o C’s ganarían enteros ante todos los españoles si le ofreciesen a Sánchez su apoyo a cambio de no pactar con Podemos, fidelidad presupuestaria a la UE y frenar cualquier subida de impuestos. Y ello incluso sin tocar la lamentable situación creada en Navarra. Si eso hiciese, se daría ocasión a explicar los males del populismo marxista del Podemos actual, y el PP y/o C’s crearían unas condiciones apropiadas para el futuro mejores que la mera inercia en la que están instalados, además de dejar a C’s fuera de juego. Mientras eso no ocurra, el genérico no es no se queda corto frente a un imposible de Sánchez del que todavía puede salir reforzado por incomparecencia del rival.

Lo último en Noticias

Últimas noticias