Puigdemont amenaza con romper el PDeCAT si el partido apoya los Presupuestos

Carles Puigdemont
Carles Puigdemont

Carles Puigdemont amenaza con un cisma en PDeCAT si la formación independentista decide apoyar finalmente la tramitación de los Presupuestos. Este sábado presenta la Crida, en un desafío abierto a la autoridad del resto de dirigentes de la formación.

El Gobierno había negociado con todos sus socios, incluido PDeCAT, el apoyo a la tramitación de los Presupuestos. Pero un problema llamado Puigdemont se ha colado en la agenda. Y es que el ex presidente golpista prófugo de la Justicia en Waterloo sigue mandando -al menos, como para bloquear acuerdos- dentro de las filas de su formación. Este mismo sábado Puigdemont hace oficial la Crida, en un desafío abierto a la autoridad del resto de dirigentes de la formación, y mostrará su rechazo a la tramitación de los Presupuestos en contra de lo que PDeCAT había pactado con el Gobierno. Sánchez, por lo tanto, deberá volver a negociar, pero esta vez tras haber regalado ya 2.251 millones de euros en inversiones a la Generalitat sin tener aún garantías de nada.

La Moncloa estaba contenta y tranquila. Presentaba hace una semana su anteproyecto de Presupuestos y lo hacía tras contar con la confirmación de sus socios de que avalarían la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado. Con toda probabilidad, PP y Ciudadanos presentarán enmiendas a la totalidad contra la principal norma económica de Pedro Sánchez y los socios del PSOE no iban a respaldar esas mociones –ni a impulsar otras paralelas– permitiendo, por lo tanto, que los Presupuestos diesen comienzo a su tramitación en el Parlamento tras ser aprobados por el Consejo de Ministros.

Pero Puigdemont tiene otros intereses. Y no son los de conseguir inversiones para Cataluña. Son lo de solucionar su muy particular situación de prófugo de la Justicia y más que probable futuro condenado por el golpe separatista del 1-O.

Puigdemont llamó a su gente a Waterloo. Y el resultado ya ha sido filtrado oficialmente al Gobierno: la negociación del respaldo al inicio de la tramitación de los Presupuestos queda en el aire. Porque a Puigdemont no le gustan y quiere un gesto con el separatismo. O, mejor dicho, un gesto con él.

Y la amenaza de Puigdemont es fuerte. Impulsa este mismo sábado La Crida Nacional per la República, el movimiento político auspiciado junto al presidente del Govern Quim Torra y el diputado de JxCat Jordi Sànchez –se celebrará su convención fundacional este sábado a las 18.30 en Manresa–. Y se trata de una estructura paralela que amenaza a la cúpula de PDeCAT con convertirse, no en un apoyo, sino en una competencia a su supuesto liderazgo.

Más dinero para Cataluña

El problema para Sánchez, sin embargo, es que ahora tendrá que reanudar las negociaciones habiendo gastado su principal bala: su gran apuesta para convencer al PDeCAT era el dinero (2.251 millones de euros en aumento de inversiones, un auténtico dineral equivalente a más de la mitad de la dotación extra para el conjunto de regiones españolas). Y ahora tendrá que poner algo más encima de la mesa si quiere el apoyo o confiar en que los propios miembros de PDeCAT acallen a su líder perseguido por la Justicia.
Y Puigdemont ya ha dejado claro que lo que quiere afecta al golpe de Estado y al separatismo catalán, no al dinero que llega a los catalanes.

Es más, en caso de lograr por fin el apoyo a la tramitación eso no significa que los Presupuestos cuenten con el respaldo total y real de los socios de Sánchez: por el momento, sólo se está hablando del respaldo para iniciar la tramitación. No para que sean definitivamente aprobados en las Cámaras, ni, por supuesto, para que no sean alterados durante su tramitación parlamentaria incorporando nuevas cesiones a los separatistas o a los podemitas.

Hay que recordar que Sánchez depende para la prolongación de su mandato de este tipo de apoyos y de la demostración de que la legislatura de facto sigue viva. Y la tramitación de los Presupuestos es evidentemente una muestra de que sus socios prefieren por el momento mantener al frente del Gobierno a Sánchez que arriesgarse a perder el control del país por el auge de VOX y la posible repetición de alianzas entre el partido de Abascal, el PP y Ciudadanos para desbancar de La Moncloa al PSOE.

Últimas noticias