Independentismo en Cataluña

Los CDR llaman a imitar a los “chalecos amarillos” que dejaron en Francia 8 muertos y 1.000 heridos

Los CDR abren las barreras de peaje en Barcelona
Los CDR abren las barreras de peaje en Barcelona

Los comandos separatistas de los CDR afirman que el objetivo es "detener completamente" Cataluña "inspirándonos" en el movimiento de los "chalecos amarillos" franceses

Los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), y su grupos más violentos, los Grupos Autónomos de Acción Rápida (GAAR), se están organizando para bloquear carreteras e instalaciones de Cataluña a semejanza de las protestas llevadas a cabo por los “chalecos amarillos” en Francia. Unos disturbios que han dejado en el país galo un balance de 8 muertos y más de 1.000 heridos, además del daño causado a la economía francesa.

En la gran “parada de país” o huelga salvaje que preparan para este 21 de diciembre, afirman que el objetivo es “detener completamente” la comunidad “inspirándonos en el movimiento de los ‘chalecos amarillos’ en Francia”. Un colectivo que protestaba contra la subida de los impuestos sobre el carburante.

Entre los puntos “neurálgicos” que piensan sabotear se encuentran la frontera de La Jonquera, la de Vinarós, la de Aragón, el Puerto de Tarragona, el Puerto de Barcelona, la AP-7 de Gerona, el Aeropuerto de El Prat, la Ronda litoral, la Ronda de Dalt, la Diagonal de la Ciudad Condal y el Paseo de Gracia, la autovía C-25 de Manresa y el Aeropuerto de Reus (Tarragona).

Así consta en las instrucciones que los CDR están difundiendo entre sus canales internos y a las que ha accedido a OKDIARIO. Por ejemplo, respecto al Puerto de Barcelona, estos comandos separatistas piensan taponar sus accesos por dos vías: con coches a “marcha lenta” por el flanco de la Carbonera, y con “personas” formando una barricada en la entrada de la Zona Franca.

“Llevad señeras, esteladas, chalecos amarillos, comida y bebida”, señalan los CDR a sus miembros. Además, advierten de que “haremos una gran sardana delante del Puerto”. “La represión sólo se combate con cultura”, subrayan. “Enseñemos al mundo entero un símbolo de nuestra cultura tan emblemático como la sardana y que con ella lo podemos parar todo, de manera pacífica, festiva y combativa”, recalcan.

Hasta 5 años de cárcel

Precisamente, el Consejo de Ministros se celebrará este viernes muy cerca del Puerto de Barcelona. En concreto, tendrá lugar en la Casa Llotja de Mar, actualmente sede de la Cámara de Comercio de Barcelona. Un amplio despliegue policial vigilará que las concentraciones previstas no alteren la celebración de esta reunión del Ejecutivo.

Y es que impedir a los miembros del Gobierno asistir a un Consejo de Ministros o poner obstáculos para evitar que éstos puedan llegar a la cita está considerado un delito contra las instituciones del Estado que puede castigarse con un máximo de cinco años de prisión en función de si el delito es contra los asistentes o contra el lugar donde se celebra y de si se emplea o no la violencia.

Últimas noticias