Jardines

¿Sabes lo que es el jardín xerofítico?

Entre los diferentes tipos de plantas y de jardines, se encuentra el llamado jardín xerofítivo. ¿Sabes qué características tienen estos espacios?

Jardín xerofítico
Beneficios de un jardín xerofítico

Se habla mucho sobre los jardines xerofíticos y su contribución para la optimización del uso de recursos naturales. La baja demanda de agua de sus plantas no solo requiere menor tiempo y energía para su mantenimiento, sino también es clave para pensar una arquitectura más sostenible. Principalmente en regiones donde las sequias se imponen como un desafío para la estética de las edificaciones, los sistemas productivos y la supervivencia de la flora autóctona. A continuación, te explicaremos en más detalles qué es un jardín xerofítico y cómo puedes construir uno. ¡No te lo pierdas!

¿En qué consiste un jardín xerofítico?

Los jardines xerofíticos son aquellos compuestos por plantas que necesitan un bajo volumen de agua para supervivir. O sea, por especies vegetales que están naturalmente adaptadas a vivir en contextos de sequias. Algunas de las especies más comunes en estos jardines son las suculentas (o plantas crasas), principalmente los diferentes tipos de cactos.

Se calcula que un jardín xerofítico permite un ahorro de agua de 20 a 30%, en comparación con los jardines tradicionales. Por razones de sostenibilidad, vienen siendo cada vez más demandados en regiones donde la climatología dificulta el fácil acceso a este recurso natural. Por ejemplo, en la costa mediterránea del continente europeo.

No obstante, se presentan como una gran solución para evitar los desperdicios de agua en el mantenimiento de jardines. Se integran muy bien en los espacios verdes que tanto embellecen, proporcionan frescor y resguardo a los entornos urbanos.

Además del aporte de consciencia ambiental, un jardín xerofítico también aporta practicidad a sus propietarios. La mayoría de las especies usadas en su composición requiere cuidados más sencillos, en comparación con los jardines tradicionales.Jardín xerofítico

¿Qué tener en cuenta al hacer un jardín xerofítico?

Lo primero que se debe considerar son las condiciones climáticas del lugar donde se construirá el jardín xerofítico. En muchas regiones, existen diferentes microclimas, en los cuales podemos encontrar condiciones que favorecen o perjudican el desarrollo de ciertas especies. Ello se complementa con un estudio básico sobre las necesidades de las plantas, para identificar cuáles mejor se adaptarían a este lugar.

También es importante tomar en consideración el estilo de vida y las expectativas de quienes desean construir el jardín. Por más que requiera poca agua, un jardín xerofítico también necesita determinados cuidados, lo que significa una inversión de tiempo, energía y dinero. En caso de que se contrate a una persona específicamente para cuidar del jardín, será clave proporcionarle una mínima capacitación.

Otra clave del éxito con los jardines xerofíticos es evitar la evaporación y excesiva corriente del agua. Además de un desperdicio del recurso hídrico, estos fenómenos ponen en riesgo la belleza y la supervivencia de las plantas. Para ello, lo más recomendable es hacer una capa gruesa de acolchado, empleando piedras, guijarros y grava volcánica.

Por último, y no menos importante, no hay que usar productos químicos, como fertilizantes o insecticidas, para tratar un jardín xerofítico.  Los productos naturales, combinados con hoteles para insectos y/o casas para pájaros, serán tus mejores aliados para evitar plagas.

Lo último en Naturaleza

Últimas noticias