Recursos naturales

¿Qué entendemos por economía verde?

La economía verde está ligada al respeto al medio ambiente y la sostenibilidad de la gestión de los recursos, pero en realidad va mucho más allá. ¿Qué entendemos como economía verde?

Economía verde
Sostenibilidad y economía verde

El mundo vive enfrentándose a un doble desafío: ampliar las conveniencias económicas para una población mundial en crecimiento y abordar las presiones ambientales, o sea un crecimiento que no perjudique al medio ambiente. En la economía verde es en donde se encuentran estos dos desafíos, y se trata de aprovechar las oportunidades con un acuerdo en común. Esto significa fomentar el avance económico y su desarrollo, sin que esto afecte a los activos naturales,  que puedan continuar  proporcionando los recursos y los servicios ambientales fundamentales para nuestro bienestar.

¿Qué pretende lograr la economía verde?

Las políticas de la economía verde son una parte integral de las modificaciones necesarias para promover un alto crecimiento, más sostenible e integrador. Aquí te daremos algunas ideas de como liberar nuevas oportunidades de crecimiento. Mejorar la productividad, creando estímulos para una mayor capacidad en el uso de los recursos naturales, reduciendo el desperdicio y el consumo de energía. De esta forma se dará oportunidades al descubrimiento y al valor del uso de los recursos.

Otra medida eficaz es fomentar la confianza de los inversores, teniendo en cuenta la manera en que los gobiernos tratan los problemas ambientales más importantes. Abrir nuevos mercados, potenciando la demanda de bienes, servicios y tecnologías ecológicas.

También hay que contribuir a la consolidación fiscal, mediante ingresos de impuestos verdes y la eliminación de subsidios perjudiciales para el medio ambiente. Esto también puede ayudar a los distintos programas que se ocupan de la lucha contra la pobreza, al liberar o generar recursos.

Conseguir un crecimiento sostenible

El crecimiento de la economía verde no reemplaza al desarrollo sostenible, proporciona un enfoque práctico y flexible para lograr avances concretos y muy importantes en sus pilares económicos y ambientales.

Es imprescindible reducir los riesgos de choques negativos para el crecimiento, cuando hay problemas con los recursos, así como efectos ambientales perjudiciales y potencialmente irreversibles.

El manejo para un crecimiento más ecológico debe ajustarse a las circunstancias específicas de cada país. Se debe examinar cómo gestionar las posibles compensaciones para aprovechar mejor la concordancia entre crecimiento verde y reducción de la pobreza.

No existe un enfoque único para fomentar  el crecimiento verde

En realidad no existe una manera única de fomentar un crecimiento más verde. La economía verde dependerá de los entornos políticos e institucionales, el nivel de desarrollo, las estructuras sociales, la concesión de recursos y el estado particular ambiental.

Los países más desarrollados, emergentes y en desarrollo se enfrentarán a diferentes competencias y oportunidades. Si bien los planes nacionales pueden ser diferentes,  las estrategias de economía verde deberán unirse en el mayor objetivo que es promover la igualdad social,  con inversiones más acentuadas en capital humano, generación  de empleo inclusivo y política de un buen manejo de distribución de impuestos y transferencias.

Se han identificado áreas más propensas para lograr los objetivos de crecimiento verde y sus políticas, tales como regulaciones, transmisión de tecnología, financiamiento y nuevas conveniencias de mercado e innovación para ayudar a lograrlos. También se debe considerar en cómo evaluar el progreso.

Lo último en Naturaleza

Últimas noticias