Animales

El dragón de la pared te libra de todo tipo de insectos

La salamanquesa es una gran aliada en jardines y patios

dragón de la pared
La salamanquesa es una gran aliada para luchar contra los insectos

Es muy habitual que gran parte de la población sienta rechazo hacia los reptiles más que hacia otro tipo de animales, quizás por el tacto que tienen, o por su apariencia. En muchos casos se relaciona con la muerte, pero lo cierto es que hay algunas especies que no merecen ese rechazo ya que no son peligrosas, como el llamado dragón de la pared.

Mucha gente desconoce que los reptiles son muy importantes para el correcto funcionamiento de los ecosistemas naturales, y en algunos casos sirven para dar caza a todo tipo de insectos. Esto sucede con el dragón de la pared, también conocida como salamanquesa y que tiene como nombre científico Tarentola mauritanica.

Así es el dragón de la pared

La salamanquesa suele salir por las noches a los espacios exteriores para atacar a todos los insectos que se encuentre en su camino, por lo que es perfecta para librarte de plagas en plantas, árboles y cultivos. Para los humanos es totalmente inofensivo, nunca atacará de ninguna manera, por lo que no debes preocuparte si aparece en tu jardín, patio o cualquier otra zona de tu hogar.

Hay una falsa leyenda que dice que se come la ropa de los armarios, pero no es cierto. De hecho, es bueno que estén por ahí ya que su sola presencia evitará las polillas, que sin duda son las responsables de que se estropee la ropa.

Su comportamiento es tranquilo, y su tamaño suele ser de 15 cm de la cabeza al final de la cola. Tiene la piel rugosa y escamada, como los demás reptiles, con color gris o pardo grisáceo, lo que hace que se pueda camuflar con facilidad con techos y paredes. Se esconde durante el día y sale por la noche, entre las sombras, para dar caza a polillas, moscas, mosquitos, típulas, escarabajos, arañas, cucharachas… ¡te libra de los bichos que más te molestan!

El dragón de la pared tiene la extraordinaria habilidad de trepar por todo tipo de paredes, sea cual sea el material del que están fabricadas. Durante un tiempo se pensó que tenían ventosas que les permitían trepar, pero la realidad es que no tienen nada, simplemente entre los pliegues de las palmas de las patas tienen sofisticadas pilosidades que lo permiten.

Lo último en Naturaleza

Últimas noticias