Charles Darwin

Curiosidades sobre la selección natural biológica

La selección natural biológica está asociada al científico Darwin. Sin embargo, hay algunas curiosidades que debemos conocer. Toma nota.

La selección natural biológica
Darwin y la elección natural biológica

La selección natural biológica es un fenómeno de la evolución definido teóricamente como la reproducción diferencial de los genotipos de las diferentes poblaciones de seres vivos. Las teorías clásicas surgen en el intento de explicar la evolución biológica, y proponían que el medio imponía diferentes factores que podrían favorecer o dificultar la reproducción de las especies. De esta manera, se impulsaba una selección natural de los individuos más aptos a sobrevivir en cada entorno. A continuación, compartimos 3 curiosidades sobre el origen de esta teoría, para que comprendas un poco mejor de qué se trata y por qué es tan importante.

3 curiosidades sobre el origen de teoría de la selección natural biológica

Darwin desistió de ser médico y habría descubierto su vocación con la ayuda de un esclavo

Si hablamos de curiosidades sobre la selección natural biológica, resulta imposible no fijarnos en el famoso creador de esta teoría. El británico Charles Darwin es un personaje peculiar que llama la atención, no solo por sus contribuciones a la ciencia, sino también por su estilo de vida.

Un hecho muy reconocido es que Darwin realizó múltiples viajes a regiones hasta entonces poco exploradas, para conocer de cerca la biodiversidad de los ecosistemas del mundo. El famoso geólogo y taxónomo pudo recorrer lugares como las Islas Galápagos, Australia y Ciudad del Cabo, y en sus escritos relata buena parte de sus experiencias y perspectivas sobre la fauna, la flora y los fenómenos geológicos. Aves y selección natural

Algo que quizás muchos desconozcan sobre “el padre de la evolución” es que, por muy poco, no decidió seguir los pasos de sus padres y abuelos en la Medicina. De hecho, Darwin empieza a estudiar esta carrera en su país natal, sin embargo, decide abandonarla algún tiempo después. Supuestamente, se sentía agobiado con las largas conferencias y odiaba ver sangre. 

Los relatos sobre su vida nos aseguran que, desde muy joven, mostraba interés por las ciencias naturales. No obstante, se cuenta que fue después que un esclavo le enseñara las técnicas de taxidermia, cuando Darwin decide sumarse a la sociedad naturalista. Para luego después, iniciar sus estudios oficiales en geología y taxonomía.

Darwin no fue el único “descubridor” de la selección natural

Aunque Darwin suele llevarse los méritos, la teoría de la selección natural biológica tiene un co-creador: el también británico Alfred Russel Wallace. Este naturalista, geólogo y antropólogo había llegado a las mismas ideas evolucionistas de forma independiente. Y sus viajes alrededor del mundo también serían clave para el desarrollo de sus estudios y escritos.

El primer viaje de exploración natural de Wallace tuvo como destino el Amazonas. No obstante, la aventura terminaría teniendo un final trágico, pues su barco se incendiaría durante el regreso a casa, en pleno Océano Atlántico. Lamentablemente, buena parte de los materiales que Wallace llevaba consigo para posteriores investigaciones, serian consumidos por las llamas.Darwin

Igualmente, ello no fue un impedimento para su determinación de explorar el mundo y descubrir nuevas especies. En 1854, Wallace emprendería el viaje que terminaría siendo un divisor de aguas en su trayectoria. ¿El destino? El archipiélago malayo, situado entre Asia y Australia, y hoy llamado Wallacea por los biólogos modernos.

Allí, rodeado por volcanes y selvas tropicales, este científico recogería múltiples especies (muchas endémicas de esta región). Y tras casi una década de estudios, escribiría su “Ensayo de Ternate”, encontrándose en este sitio de Indonesia. En este, entre muchas otras ideas, compartía la noción de que una especie solo se transforma (e incluso, da origen a otra diferente) si está luchando por sobrevivir.

Otra curiosidad es que Wallace intercambió muchas cartas con Charles Darwin. Este intercambio de ideas y experiencias seria una de las motivaciones para que Darwin, tras 20 años de estudios, venciera el miedo al rechazo y empezara a publicar sus teorías.

La teoría de la selección natural biológica debió enfrentar una fuerte oposición teológica (pero también científica)

Basado en sus investigaciones, Darwin estaba convencido de que las transformaciones experimentadas por las especies con el paso del tiempo, estaban encuadradas en un proceso natural, que se llevaba a cabo sin cualquier intervención divina.

De esta manera, se oponía a las doctrinas teológicas que se centraban en el creacionismo, explicando el origen del Universo y todos los seres vivos a partir de actos concretos de una divinidad (un Dios).

No obstante, la teoría de la evolución de Darwin no debió enfrentarse a críticas provenientes únicamente de sectores religiosos. También sus “compañeros” de ciencia reaccionaron con desconfianza ante la publicación de su libro “El origen de las especies”. Gran parte de los científicos de aquella época rechazaban la idea de vincular los seres humanos con otros animales.

El lanzamiento de la teoría de selección natural biológica supuso una revolución radical en la ideología dominante en mediados del siglo XIX. En realidad, el pensamiento de Darwin no desbordaba solo las teorías teológicas, sino también la propia ciencia. Y es por ello que su impacto puede compararse con el “giro copernicano”, ocurrido entre los siglos XVI y XVII.

Lo último en Naturaleza

Últimas noticias