Animales

Los cortejos animales más curiosos del planeta

Los cortejos animales pueden resultar chocantes si los comparamos con las tácticas de las personas para ligar

cortejos animales
Los animales también se cortejan, y en algunos casos de formas muy curiosas

El cortejo es una práctica muy habitual tanto en personas como en animales, aunque las personas más que cortejar solemos utilizar la palabra ligar. Antiguamente sí se decía mucho eso de cortejar, pero hoy en día ha quedado muy anticuado, no así en el reino animal, donde los cortejos animales son muy habituales para relacionarse.

Resulta sorprendente la gran variedad de rituales de apareamiento que tienen los animales, muchos de ellos una clara muestra de la gran creatividad y apertura mental que tienen. Sí, a los animales también les gusta disfrutar del sexo, y por lo que parece se guardan unas cuantas sorpresas que resulta increíble descubrirlas.

Cortejos animales muy curiosos

Bonobo

Este tipo de monos utilizan las relaciones sexuales por motivos muy dispares, no por puro deseo. Suelen aparearse para evitar conflictos, para consolar, para reconciliarse, para quedar bien o incluso para relajarse después de un día agotador. Lo hacen además en todo tipo de posiciones, nada que envidiar al kamasutra humano. La pena es que la duración media de un coito en este tipo de animales es de solo 13 segundos.

Pez pescador

El macho de esta especie es menos hábil y más pequeño en las labores de caza que las hembras, por lo que la muerde cuando se la encuentra. ¿Por qué? Pues porque ese proceso libera una enzima que permite que los dos cuerpos se fundan, por lo que es la curiosa forma que tienen de aparearse y cortejarse. Al fundirse los cuerpos, el macho se desintegra hasta que solo quedan sus testículos, que van a seguir produciendo espermatozoides para cuando la hembra quiera utilizarlos.

Hipopótamo

La forma de cortejar que tiene el hipopótamo resulta un poco sucia, al menos pensando en términos humanos. Cuando quiere relacionarse sexualmente, el hipopótamo macho se sube encima de una montaña de estiércol y empieza a mover la cola para lanzarlo en todas direcciones hasta que alcance a la hembra deseada.

Delfín

Cuando los machos quieren aparearse, van en grupo en busca de una hembra y la aíslan de sus compañeras para empezar a girar a su alrededor con saltos y acrobacias, lo cual puede durar días. Ella será la encargada de elegir qué macho es el que va a tener el honor de aparearse con ella. En términos humanos sonaría bastante acosador este método.

Langosta

Las langostas salen de su caparazón para mantener relaciones sexuales, lo que para ellas es como desnudarse. Eligen con quien aparearse, salen de su caparazón, hacen lo que tienen que hacer y vuelven a meterse en él. Lo más curioso es que no sienten ningún tipo de placer durante el acto, ya que no tienen sistema nervioso central.

No cabe duda que resulta muy curioso conocer algunos detalles de cómo los animales realizan el acto sexual y qué técnicas utilizan para elegir a su pareja.

Lo último en Naturaleza

Últimas noticias