Contaminación

Cómo evitar la contaminación en los ríos

Pequeños gestos pueden mejorar el estado de los ríos

contaminación en los ríos
Pequeños gestos pueden mejorar el estado de los ríos

El agua es un bien indispensable para la vida en muchos aspectos, y es que no cabe duda de que sin ella no hay ningún ser vivo que pudiera sobrevivir, ya sean personas, animales o plantas. La contaminación en los ríos puede afectar muchísimo tanto a la calidad del agua como a los seres vivos que habitan en ellos.

Muchas industrias utilizan miles de litros de agua al día para poder desarrollar sus actividades, por lo que luchar contra la contaminación en estos lugares es indispensable. En el agua de los ríos es muy habitual que acaben agentes contaminantes como microorganismos, productos químicos, aguas residuales y residuos industriales, entre otros.

¿Es posible evitarlo?

Prevenir o evitar la contaminación en los ríos es posible, aunque muy difícil, ya que son miles las industrias y factorías que contaminan y no están legisladas de manera adecuada, por lo que vierten elementos tóxicos a los ríos sin ningún control. Una de las formas más efectivas de evitar esta contaminación es denunciar todas las actividades dudosas que conozcamos, como por ejemplo empresas que viertan residuos sin cumplir con la legislación vigente.

La educación es otro aspecto básico para evitar la contaminación, no solo en los ríos sino en cualquier otro entorno. Hay que concienciarse de la importancia que tiene este tema y enseñarnos a nosotros mismos y a nuestro entorno que no se pueden tirar residuos ni productos contaminantes a los ríos, ni a los mares, al suelo, etc. Cada residuo a su lugar correspondiente. También hay que respetar y proteger a todos los seres vivos que haya en los ríos y sus inmediaciones.

Nuestras rutinas en casa también pueden ayudar a prevenir la contaminación en los ríos y lagos, ya que ahí puede llegar todo lo que tiramos por el inodoro, el desagüe y el fregadero. El aceite o la pintura son dos residuos que tienen un alto nivel de contaminación, y peor resulta el hecho de tirar por el retrete productos como toallitas húmedas, lejía, amoniaco, medicamentos o cualquier otra sustancia con pesticidas o químicos.

Una de las claves está en utilizar detergentes, fertilizantes y cualquier producto de limpieza sin componentes como los fosfatos o el nonilfenol etoxilado, en ambos casos muy contaminantes. Cuando termines un producto, lleva su envase siempre a un punto limpio para residuos peligrosos.

Siguiendo todas estas pautas, no cabe duda de que pondrás tu granito de arena para reducir el nivel de contaminación en los ríos y en el medio ambiente en general.

Lo último en Naturaleza

Últimas noticias