¿En qué provincia española se va a prohibir tener sexo en el coche?

Sexo en el coche
Tener sexo en el coche en lugares públicos va a ser fuertemente multado en la provincia de Lugo.
Comentar

Lo de tener sexo en el coche es algo que, suponemos, será prácticamente tan antiguo como el propio automóvil, especialmente cuando por edad los tortolitos en cuestión no tienen la capacidad económica para costearse un lugar más cómodo y, sobre todo, menos visible de cara al resto de los ciudadanos. Pues bien, desde ahora, en la provincia de Lugo estará prohibido tener este tipo de encuentros en nuestro vehículo propio, si éste se encuentra en lugares públicos.

Te interesa: Las 10 multas que seguramente desconocías

Hay que recordar que esta ordenanza que se está preparando en el Ayuntamiento de la provincia gallega viene a sustituir la que antes se conocía como escándalo público, la cual ya no se contempla en el actual Código Penal. O lo que es lo mismo, si la policía te pilla hoy en día con las manos en la masa -o lo que no es la masa-, no tendrán ningún tipo de argumento para ponerte una multa.

Esta nueva ley que prepara el gobierno socialista que opera en Lugo está pendiente de ser aprobada, ya que la oposición aún está a tiempo de aportar su granito de arena en ella. Hasta el momento, ésta afirma lo siguiente: “Se prohíben los actos sexuales u obscenos en el interior de vehículos que se encuentren en cualquier espacio público, siempre que estos actos trasciendan o se perciban desde cualquier ámbito público”. Blanco y en botella. Si vas a hacerlo, al menos asegúrate que desde el exterior parezca que no está pasando nada.

Esta información, de la que se ha hecho eco La Voz de Galicia, indica además que la sanción prevista en el caso de que las autoridades sorprendan a alguien en pleno apareamiento será de entre 750 y 3.000 euros, sin especificar los condicionantes que pueden dispararla hasta el máximo. Además, también regulará algo tan delicado como la prostitución callejera, una práctica por la que las sanciones también pueden llegar hasta los 3.000 euros. Y ojo, que no se refiere a las trabajadoras, ¡sino a los clientes!

Últimas noticias