¿Por qué vibra el volante de mi coche? Las 5 causas más comunes

Volante
La vibración del volante de mi coche puede producirse por varias causas, desde un simple defecto en los neumáticos hasta una grave avería en el motor.

Seguro que si eres un conductor habitual, en algún momento has notado que el volante de tu coche empieza a vibrar de una forma que no es habitual. Puede que el problema esté en el sistema de la dirección, o que la causa sea otra. Aquí vamos a repasar las cinco más habituales, son las siguientes.

Los neumáticos

Ten en cuenta que los neumáticos son el punto de contacto entre el coche y el suelo, de tal manera que si se encuentran muy gastados o tenemos la desgracia de que alguno nos haya salido defectuoso, se produce una irregularidad en la pisada que se transmitirá a tus manos en forma de vibración en el volante. No te quedará más remedio que cambiar las ruedas.

La dirección

Si la dirección no va correctamente equilibrada por el motivo que sea, los neumáticos empezarán a rodar de una forma antinatural para ellos, gastándose de una manera irregular, lo que acabará derivando de nuevo en vibraciones al volante.

La suspensión

Cualquier fallo en el sistema de suspensiones también puede traducirse en una vibración en el volante. Por ejemplo, si uno de los amortiguadores se ha estropeado, dejará de absorber de forma correcta las irregularidades de la carretera, lo que aumentará la incomodidad en el interior del vehículo además de hacer que vibre la dirección. Mientras menos lisa sea la carretera, más vibrará en este caso.

Los frenos

Si la vibración en el volante se produce solamente en la fase de frenado, el problema estará precisamente en los frenos. Unas pastillas en mal estado o una avería en el rotor pueden ser las causas. En cualquier caso, si notas este tipo de vibración, acude rápido al taller porque puede ser peligroso.

El motor

La vibración en el volante también puede estar provocada por alguna anomalía proveniente del motor. Son muchos los motivos que pueden causarla, como problemas en las bujías o una falta de aire. En cualquier caso, el paso por el taller va a ser obligatorio, porque la avería puede tener demasiados orígenes.

Comentar

Últimas noticias