¿Por qué ha lanzado Elon Musk un Tesla Roadster al espacio?

Tesla Roadster
Lanzar un Tesla Roadster al espacio le ha permitido a Elon Musk dar a conocer sus grandes avances en materia aeroespacial a muchas más personas de las que se habría podido imaginar.

Que Elon Musk es un genio nadie lo discute. Pero no solo a nivel de los inventos y progresos que se le ocurren y acaba poniendo en marcha. También del marketing. ¿Habría hecho el mismo número de gente caso al lanzamiento de su Falcon Heavy al espacio si no llega a ir en él una unidad del Tesla Roadster? Obviamente, no. Sin embargo, la “gracia” ha servido para que todo el mundo esté pendiente de lo que hace SpaceX, su compañía dedicada al respecto.

Cada vez que se lanza un cohete con intenciones de que en el futuro haga orbitar a algo o a alguien -en este caso se trata del de mayor capacidad que haya surcado el espacio-, se necesita una masa, generalmente de acero, que pese lo equivalente a lo que en el futuro se lanzará fuera del planeta Tierra. Así que, ¿por qué no hacer de este objeto de prueba un arte publicitario? Y qué mejor que ‘tirar’ de uno de los modelos más espectaculares de Tesla, el futuro Roadster. “Por eso se nos ocurrió lanzar algo original”, explica Elon Musk.

El magnate americano ha publicado en su cuenta oficial de Instagram fotos del Tesla Roadster en cuestión, cuya carrocería de color rojo no ha sido elegida al azar, sino que se busca que coincida con el planeta rojo, Marte. “Un coche rojo para un planeta rojo”, ha escrito Musk en la mencionada red social.

El detalle simpático de este Tesla Roadster, por si enviar un coche al espacio no fuera suficiente, es que incluye un maniquí en el puesto de conducción vestido con el conveniente traje espacial. Starman, se llama, muy apropiado para la ocasión y un homenaje a David Bowie.

Hablando ya de lo más interesante de esto, podemos contaros que el cohete que transporta el Tesla Roadster es el mencionado Falcon Heavy de SpaceX, que puede hacer orbitar hasta 64 toneladas, mientras que en el interior hablamos de otras 16. Una vez completado el despegue -cada misión de este estilo tiene un coste de 90 millones de dólares-, dos cohetes laterales que hacían de aceleradores volvieron a la superficie terrestre tras despegarse del núcleo llevando a cabo un aterrizaje por retroimpulsión, siendo éste uno de los grandes méritos del proyecto. Existe un tercero que, en este momento, no se sabe que ha sido de él. Una vez que llegue a la órbita establecida, el Falcon Heavy se abrirá para que el Tesla Roadster viaje a 11 kilómetros por segundo y a 400 millones de kilómetros desde la Tierra. Comienzan ahora seis meses de espera hasta que el coche llegue a la órbita de Marte.

Comentar

Últimas noticias