SUV

Opel Grandland X: conocemos la nueva gran apuesta de la marca alemana

El nuevo Opel Grandland X llega en octubre al mercado, si bien desde el mes de julio la marca alemana ya aceptará los primeros pedidos.
0 Comentar

No será hasta el próximo Salón de Frankfurt cuando tenga su puesta de largo oficial, pero nosotros ya lo hemos visto. Hablamos del nuevo Opel Grandland X, el SUV del segmento C con el que la marca alemana pretende hacer frente a rivales de altura como el Peugeot 3008 -con el que comparte plataforma-, el Nissan Qashqai, el Seat Ateca, el Renault Kadjar, el Volkswagen Tiguan, el Hyundai Tucson o el Kia Sportage. Cuenta para ello con una serie de características de lo más interesantes, con una apuesta descarada por el confort y la tecnología.

Lo primero que vemos es un diseño de lo más atractivo. Algunos de los elementos que hemos visto en los modelos Opel de última generación se mezclan con otros exclusivos para el Grandland X, lo que le da una personalidad única. Hablamos de la nueva parrilla delantera, los faros LED con la doble ala invertida –AFL LED, ya que no se podrá incluir los Matrix LED-, los diversos revestimientos que nos recuerdan el tipo del coche del que hablamos, unos pasos de rueda musculosos, su particular caída del techo, llantas de entre 17 y 19 pulgadas y la dobla salida decorativa de tubos de escape. En definitiva, todo un Opel en todos los sentidos con todo lo que ha de llevar un SUV.

Opel Grandland X
El nuevo Opel Grandland X integra perfectamente el lenguaje de diseño de la marca alemana en un coche de estas características.

En cuanto a las medidas, nos encontramos con un Opel Grandland X que anuncia 4.477 milímetros de largo, 1.844 milímetros de ancho, 1.636 mm de altura y 2.675 mm de distancia entre ejes, lo que deriva en un espacio interior más que aprovechable para cada una de las cinco plazas que tiene. También merece mención el maletero, cuya capacidad base es de 514 litros, cifra que puede aumentar hasta los 1.652 en el caso de que abatamos los asientos traseros.

Si hablamos de motores, tenemos que hacerlo de dos opciones diferentes en el momento del lanzamiento, que se producirá el próximo mes de octubre -desde julio se pueden realizar pedidos. La variante de acceso contará con un propulsor de gasolina de 1,2 litros turbo, cuya potencia se eleva a 130 CV. La opción diese es un 1.6 con 120 CV, que además puede asociarse a una caja de cambios manual o a una automática. Ambos se verán acompañados durante 2018 por versiones más prestacionales.

Opel Grandland X
El precio de partida del Opel Grandland X, a falta de conocer los descuentos y campañas de lanzamiento, será de 25.100 euros.

Hablábamos antes de que el Opel Grandland X apostaba claramente por la tecnología. Esto es algo que veremos en cuanto accedamos a su interior, donde por cierto la calidad de los acabados se nota desde un primer momento. La idea de la marca alemana es generar bienestar en cualquier momento, por lo que se apuesta por elementos de altos vuelos como es una pantalla táctil que puede ser de siete u ocho pulgadas. Además, contaremos con unos asientos AGR que presentan calefacción y ventilación en el caso de los delanteros y calefacción en los traseros.

Además, el Grandland X incluirá otros elementos de interés como el Control de Crucero Adaptativo con detección de peatones y frenado automático de emergencia, la Alerta de Somnolencia del Conductor, el Asistente Avanzado de Aparcamiento y la Cámara de visión 360°. Y todo ello sin olvidarnos de un portón trasero que podrá abrirse con un simple movimiento del pie bajo el mismo o la ya esperada presencia de OnStar, el famoso asistente de Opel que incluye sus últimas funciones.

Opel Grandland X
La calidad y la tecnología están en cada uno de los rincones del interior del Opel Grandland X.

Durante nuestro contacto con el Opel Grandland X, a falta de poder conducirlo, nos confirmaron que no contará con versiones 4×4. La explicación oficial es que el tipo de comprador que se espera para este coche va a ser principalmente urbano. No obstante, se ha incluido un control de tracción que puede actuar de forma diferente sobre el ESP en función de las condiciones de agarre que nos encontremos, llegando a ser totalmente desconectable. ¿Su precio? Partirá de 25.100 euros, a la espera de conocer las campañas y descuentos que se ofrezcan.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias