Test de coches

Probamos el Audi Q2 1.6 TDI de 116 CV, un coche para todo

Probamos el Audi Q2, un SUV compacto que cumple en todos los aspectos para acabar siendo un vehículo de lo más versátil.

Tanto si sois futboleros como si no lo sois, seguro que identificáis la figura de Raúl González Blanco, el que fuera durante tantos años capitán del Real Madrid. De él se decía que no era el mejor en nada, pero que todo lo hacía bien. Un jugador para todo. Su homónimo en el mundo de la automoción podría ser perfectamente el Audi Q2, un coche que nos puede servir absolutamente para todo, pero sin destacar especialmente en ningún apartado. Un vehículo notable.

Diseño

Audi Q2
Si queremos que el Audi Q2 cumpla de verdad en condiciones ‘off-road’, mejor apostar por una variante dotada de tracción quattro.

Lo primero que llama la atención del Audi Q2 es su diseño. Es algo totalmente diferente al resto de sus hermanos, SUVs inclusive. Sus cuadriculadas formas puede que no sean las más atractivas del segmento, pero han permitido a los diseñadores de la marca alemana ofrecer un interior donde el espacio no falta. Pero con ello vamos a ir más adelante, ahora es momento de comentar lo que ve todo el mundo.

Uno de los puntos clave del diseño del Audi Q2 es la sensación de grandeza que desprende su frontal, algo en lo que tiene gran parte de culpa una parrilla ‘Singleframe’ que en esta ocasión ocupa una posición más elevada, que es precisamente la que posibilita el nuevo diseño del paragolpes. También disponen de un diseño exclusivo los faros, con luces LED, formando entre todo un conjunto totalmente inédito en la marca.

Si pasamos al lateral del coche, las líneas por las que ha apostado Audi son las responsables de su dinamismo, potenciado en la unidad de pruebas que hemos tenido gracias a la presencia del paquete deportivo S-Line. Destaca además el ‘side blade’ personalizable, que oculta el pilar C creando una especie de unión entre las ventanillas y la luna trasera. La zaga, por su parte, destaca por sus cuadriculadas formas, de nuevo muy atípicas. Te gustará más o menos, pero lo cierto es que el Audi Q2 no peca de falta de personalidad, lo que se une a un peso muy liviano que deriva en un comportamiento dinámico bastante efectivo.

Interior

Audi Q2
El interior del Audi Q2 es prácticamente idéntico al del Audi A3.

Si el exterior del Audi Q2 es algo totalmente novedoso dentro de la marca de los cuatro aros, el interior es perfectamente reconocible. Todas y cada una de las partes recuerdan exactamente a los modelos de similar tamaño, entendiendo por estos el A1 y el A3. El mencionado paquete S-Line aporta un toque más deportivo a algunos elementos, con lo que aumenta el atractivo del habitáculo. Éste se potencia más si cabe si apostamos por el Audi Virtual Cockpit, ese cuadro de mandos digital con pantalla de 12,3 pulgadas del que nuestra unidad de prensa carecía.

Por lo demás, tenemos un diseño minimalista de la consola central con el que cuesta muy poco familiarizarse. Éste se encuentra presidida por una pantalla que puede controlarse muy fácilmente desde un panel táctil situado entre los dos asientos delanteros y en la que consultar todos los datos que se nos ocurran, ya sea del sistema multimedia o derivados de nuestra conducción. En cuanto a los asientos que incluía nuestra unidad de pruebas, ni una queja. Cómodos y con una capacidad de agarre más que buena. Tampoco presentan ningún problema de espacio, lo mismo que sucede en la parte de atrás siempre que no seas muy alto. En mi caso, mido 1,75 entraba correctamente, sin alardes.

Otro de los puntos que merece comentario del Audi Q2 es su maletero, que de primeras ofrece una capacidad de 405 litros. Esta cifra puede aumentar hasta unos más que aprovechables 1.050, algo que se puede conseguir abatiendo los asientos traseros, que se manipulan en una proporción de 60/40.

Motor y consumo

Audi Q2
El Audi que hemos probado contaba con el motor diesel TDI de 1,6 litros y 116 CV.

La unidad de pruebas del Audi Q2 que hemos tenido contaba con el motor diesel TDI de 1,6 litros y 116 CV de potencia. Con su sistema de tracción delantera, se trata de una mecánica que puede ser válida para todas las situaciones urbanas que se nos den. No obstante, si queremos aportar un extra campero al pequeño SUV alemán, será mejor que apostemos por una variante más potente y con tracción quattro.

Obviamente, no debemos esperar un motor rabioso que nos aporte grandes dosis de dinamismo. Estamos hablando de un propulsor que presume de equilibrio en cualquier situación. Es capaz de llanear bien, jugando con la caja de cambios tampoco desmerece en las recuperaciones que podamos necesitar en carretera y aporta una suavidad más que interesante dentro del denso tráfico urbano.

Asociada a este motor encontramos de serie una caja de cambios manual de seis velocidades. Lo cierto es que, sabiendo lo bien que funciona, hemos echado de menos la transmisión automática de Audi, pero eso no quiere decir que la que hemos probado desmerezca. El tacto de la palanca es brillante y preciso, mientras que los recorridos de las diferentes marchas están perfectamente calibrados.

Otro de los puntos donde destaca esta mecánica diesel es en el apartado del consumo. Su buen hacer a bajas vueltas y el escaso peso total del Audi Q2 nos va a permitir durante la mayoría del tiempo llevar a cabo una conducción ahorradora y eficiente. Durante nuestra semana de pruebas, sin poner demasiado énfasis en ello, obtuvimos un gasto medio de 5,5 l/100 km. Esforzándonos, no nos extrañaría bajar de la barrera de los 5.

Comportamiento

Audi Q2
El Audi Q2 es uno coche de esos que cumple allá por donde circula.

De nuevo hay que recurrir a la analogía ‘raulista’ para definir el comportamiento del Audi Q2. Estemos hablando del entorno que sea, lo cierto es que este SUV compacto nunca desmerece. Puede que no sea el más ágil en la ciudad, el más dinámico en carreteras de montaña o el más confortable en una autopista, pero la calificación que habría que ponerle en cada uno de los apartados sería bastante alta. Versatilidad es su clave.

A pesar de la grandeza que desprende su diseño, los 4,19 metros de largo que mide el vehículo se unen a una agilidad sorprendente en la ciudad, con lo que el Q2 puede convertirse en una compra ideal para aquellas familias con ciertas necesidades de espacio que pasen mucho tiempo en entornos urbanos, sin que por ello necesiten otro coche ni cuando quieran hacer una escapada de fin de semana o, directamente, irse de vacaciones.

Otro de los puntos que me ha gustado del Audi Q2 es el tacto de su dirección. En cualquier momento aporta una seguridad como la de cualquier otro modelo de la marca, con una precisión digna de elogio. Parece algo sencillo de conducir y casi obvio en un coche de hoy en día, pero os aseguro que no todos los coches dan tanta seguridad como éste a la hora de confiar en que se dirija exactamente hacia donde nosotros apuntamos con el volante. También destaca la falta de inercias del coche. Es cierto que no tiene unas dimensiones tan grandes como para que esto sea una preocupación, pero también que mejora a algunos de sus rivales en este apartado. Salvo por una posición de conducción más elevada, no notaremos mucha diferencia respecto, por ejemplo, al comportamiento de un A3 -siempre y cuando no le apretemos las clavijas, claro-.

Equipamiento

Audi Q2
El precio final del Audi Q2 puede variar bastante en función del equipamiento opcional por el que optemos.

Los poco más de 27.000 euros que cuesta la versión de serie del Audi Q2 que hemos probado pueden elevarse bastante en función del equipamiento que decidamos incorporar. Por ejemplo, solamente optar por darle al SUV un toque más deportivo con la edición Sport, añade 2.850 euros a la factura final. Si queremos optar por la línea S-Line como la de nuestra unidad de pruebas, estamos hablando de 2.080 euros en el caso del paquete exterior y 1.785 en el del interior.

Otro elemento que puede hacer que nos rasquemos el bolsillo más de la cuenta es el anteriormente mencionado Audi Virtual Cockpit, que personalmente me parece que aporta un valor añadido más que interesante, además de una facilidad muy elogiable para consultar bastantes datos. Y todo ello sin olvidarnos del MMI Navigation Plus, con punto de acceso WiFi, servicios online Audi Connect y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, o el opcional sistema de sonido Bang & Olufsen, muy recomendable para aquellos que disfruten de su música a muy altos decibelios.

No conviene dejar de comentar en este apartado la dotación de seguridad que incluye el Audi Q2, donde destaca de serie el sistema Audi pre sense front, que es capaz de reconocer situaciones de peligro en la parte delantera del vehículo a través de un radar, avisando al conductor y, llegado el caso, actuando sobre el freno hasta detenerlo. Opcionalmente podemos contar también con un control de crucero adaptativo que nos ahorrará bastante cansancio en los desplazamientos largos, además del sistema de reconocimiento de señales o de una ayuda al aparcamiento de última generación.

Ficha técnica

Audi Q2 1.6 TDI
Motor
Situación Delantera
Nº Cilindros 4
Tipo de combustible Diésel
Compresión 16,2 a 1
Potencia (CV/rpm.) 116/3250-4000
Par máximo (Nm/rpm.) 250/1500-3250
Transmisión
Tipo Manual
Cambio Seis velocidades
Bastidor
Suspensión delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal
Suspensión trasera Rueda tirada con elemento torsional / Resorte helicoidal
Frenos
Delanteros Disco ventilado
Traseros Disco
Dirección Cremallera eléctrica
Diámetro de giro (m.) 11,1 (entre paredes)
Número de vueltas de volante
Neumáticos 215/50 R18 92W
Llantas 18 pulgadas
CARROCERÍA
Nº de plazas 5
Peso en vacío (kilos) 1385
Depósito de combustible (litros) 50
Largo (mm.) 4191
Ancho (mm.) 1794
Alto (mm.) 1508
Vía delantera (mm.) 1547
Vía trasera (mm.) 1541
Distancia entre ejes 2601
Capacidad del maletero (litros) 405
Prestaciones
Velocidad máxima (km/h.) 197
Aceleración de 0 a 100 Km/h. (seg.) 10,3
Consumos
Urbano (litros/100 km) 5,0
Extraurbano (litros/100 km) 4,3
Mixto (litros/100 km) 4,6

Conclusión

Audi Q2
El Audi Q2 es el coche ideal para las familias con ciertas necesidades de espacio.

Como decíamos durante la prueba, el Audi Q2 es un vehículo perfecto para las familias que tengan ciertas necesidades de espacio y no les importe tener solamente un coche en casa. El SUV compacto de los cuatro aros lleva la versatilidad por bandera, con lo que se trata de una apuesta segura para quienes necesiten un coche para todo. Además, su peculiar diseño exterior, que se desmarca totalmente del resto de modelos de la marca, aporta un plus de exclusividad que puede verse reforzado por las posibilidades de personalización que existen. ¿Rivales? Claramente, el Mercedes GLA y el BMW X1, sin olvidarnos del Mini Countryman.

Lo mejor

  • Comportamiento dinámico.
  • Consumo.
  • Versatilidad.

Lo peor

  • Precio de las opciones.
  • 4×2 sin muchas habilidades camperas.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias