Urbanos

Opel Adam Black Jack, un atractivo que va en aumento

El nuevo Opel Adam Black Jack añade un punto extra de atractivo a uno de los urbanos más llamativos de siempre.

Lleva con nosotros desde el año 2013, pero no deja de sorprendernos. Hablamos del Opel Adam, que lanza una nueva versión llamada Opel Adam Black Jack que no hace sino aumentar su atractivo. A las posibilidades ya conocidas de personalizar su imagen exterior con dos tonos diferentes a modo de contraste, ésta añade un acabado Onyx Black para el capó, los retrovisores y el techo. Además, se ofrece la posibilidad de personalizar uno de los cinco radios de las llantas del vehículo con el mismo color que el de la carrocería del coche.

Todo esto se une a las opciones personalizables que también han hecho famoso el interior del Opel Adam, gracias a las cuales podremos decidir sobre elementos como los asientos, el salpicadero, los paneles laterales de las puertas o el techo. Son tan numerosas que será muy complicado que encuentres dos unidades exactamente iguales del pequeño urbano alemán.

En principio, esta nueva versión del Opel Adam estará disponible en algunos mercados, sin estar el español de momento confirmado. De llegar, lo hará de la misma forma que al resto, o lo que es lo mismo, ofreciendo la posibilidad de elegir esta versión por separado o incluirla sobre un paquete individual.

Poco podemos deciros de momento del precio del Opel Adam Black Jack, aunque teniendo en cuenta la cantidad de versiones a las que puede acoplarse, seguramente estemos hablando de una horquilla prácticamente tan amplia como la del Adam de siempre, que en nuestro país se mueve entre los 11.500 euros de la variante más asequible y los 19.000 de la más completa.

La llegada de esta nueva versión del Opel Adam supone una nueva muestra de apoyo hacia el modelo de la firma teutona, algo muy importante en el tiempo de cambios en el que vive. En principio, la nueva generación del Adam debería ser una realidad en un par de años, aunque podría quedar en saco roto si PSA así lo estima. Esperemos que no, porque el coche gusta, y mucho.