Noticias

¡Atención!: Nueva campaña de vigilancia en carreteras convencionales

La elevada siniestralidad que se produce en las carreteras convencionales hace que la DGT vaya a tomar una serie de medidas para reducirla.

Cada año, más de 900 personas fallecen en accidente de tráfico ocurrido en carreteras convencionales. Se trata de las vías que tienen un solo carril de circulación en cada sentido y que no disponen de una separación física entre ambos sentidos. Este demoledor dato es el que ha provocado que la DGT ponga en marcha durante esta semana -hasta el domingo 21 de mayo- una nueva campaña de vigilancia y control en carreteras secundarias. El objetivo no es otro que el de concienciar a los conductores de la peligrosidad de estas vías si no se respeta la ley.

Durante esta semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, así como las policías locales y autonómicas que se sumen a la campaña, controlarán además de la velocidad, los adelantamientos indebidos, especialmente los que se realizan a ciclistas, la conducción bajo los efectos del alcohol o drogas, el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, la utilización del teléfono móvil, auriculares o manejo de navegadores, así como la documentación del vehículo y del conductor o cualquier otra infracción recogida en la normativa en materia de tráfico y seguridad vial. Además de la observación a pie de carretera, la vigilancia también se realizará desde el aire con los helicópteros de los que dispone la DGT, incluidos los Pegasus.

Las medidas para mejorar las carreteras convencionales

Debido a la alta siniestralidad en este tipo de vías, las carreteras convencionales son uno de los objetivos prioritarios de la DGT. Por este motivo, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presentó ante la Comisión sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados un plan de medidas urgentes a ejecutar en este tipo de vías.

Una de las más importantes es la instalación de guías sonoras longitudinales en 3.000 km de vías convencionales calificadas como especialmente peligrosas. Estas guías son una serie longitudinal de elementos fresados (perforados) en la capa de rodadura del pavimento destinada a alertar a los conductores que sufren una distracción de que su vehículo se está desviando de la trayectoria del carril. Así, cuando los neumáticos de los vehículos pasan por las guías sonoras, el conductor recibe las advertencias sonoras y táctiles por medio de vibración y sonido.

También se prevé la instalación de sistemas de señalización dinámica, que avisan de la presencia de vehículos en cruces peligrosos en carreteras convencionales. Cuando el sistema detecta un vehículo en uno de los ramales de acceso al cruce se activa un panel luminoso, alertando al conductor que circula por la vía con preferencia de la presencia de vehículos en el cruce, llamando su atención y facilitando que modere la velocidad en la aproximación al cruce.

Otra de las claves la encontramos en la señalización de 49 nuevas rutas ciclistas seguras, que se sumarán a las 56 ya existentes. El objetivo de dicha señalización es facilitar y proteger el tránsito de ciclistas por las carreteras convencionales y reducir la accidentalidad de este colectivo vulnerable. Para ello se instalará una señalización de advertencia a todos los usuarios de la vía de períodos, tramos y rutas con elevada intensidad circulatoria de ciclistas. Esta señalización incluirá limitaciones de velocidad durante días y periodos horarios concretos, de carácter temporal en los tramos de vías interurbanas definidos.

Se va a apostar también por un refuerzo de la seguridad en zonas de adelantamiento con mayor siniestralidad para tratar de mejorar la seguridad de las carreteras convencionales con actuaciones que den mayor certidumbre al conductor para realizar dicha maniobra. Para ello, se está llevando a cabo un análisis de las zonas de adelantamiento de aquellos tramos de carretera convencional con mayor siniestralidad, para a continuación realizar un repintado y reubicación de señales verticales en las zonas de adelantamiento en función del análisis y estudio de los tramos. Así como un refuerzo mediante marca vial doble y/o elementos de balizamiento o separación de determinados tramos con prohibición de adelantamiento.

Se prevé además, durante el segundo semestre del año, la instalación de nuevos puntos de control de velocidad en los tramos de especial peligrosidad en función de la nueva relación de puntos negros obtenidos con la nueva metodología.

Por último, entrará en vigor en los próximos meses la nueva instrucción en el que se recoge los criterios para la implantación y gestión de los cinemómetros, en los que se refuerza las medidas complementarias previas a la instalación (cambios en la infraestructura, refuerzo de la señalización…).

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias