Deportivos

Lotus Elise Sprint, un deportivo de lo más anoréxico

El nuevo Lotus Elise Sprint es uno de los deportivos más ligeros de toda la historia.
0 Comentar

Existen dos formas de hacer coches emocionantes. Una, donde predomina un motor con exceso de caballos. Dos, donde se apuesta por una ligereza extrema que haga del comportamiento dinámico del vehículo -algo en lo que influyen muchas otras cosas- una auténtica delicia. Pues bien, el nuevo Lotus Elise Sprint, como ya sucede con otros modelos de la marca, pertenece al segundo grupo, y es que anuncia un ínfimo peso de 798 kilogramos.

Para lograr homologar esta impresionante cifra, el nuevo Lotus Elise Sprint apuesta por la incorporación de una serie de componentes de lo más ligeros, tales como unas nuevas llantas que ahorran hasta 5 kilogramos, unos asientos construidos en fibra de carbono que liberan otros 6 kg y una batería de iones de litio que pesa 9 kilogramos menos.

También ha trabajado Lotus en la carrocería para aligerarla lo más posible, logrando un ahorro de 6 kilogramos respecto al anterior Elise gracias al uso de fibra de carbono en el capó y en el techo. Esto no ha sido impedimento para que contemos con una serie de modificaciones estéticas que hacen del aspecto de este vehículo algo más agresivo, tales como una parrilla modificada o un difusor trasero de nueva índole.

Lotus Elise Sprint
Aerodinámicamente, el nuevo Lotus Elise Sprint también cuenta con algunas actualizaciones que ofrecer.

En lo que a motores se refiere, el nuevo Lotus Elise Sprint ofrece dos opciones diferentes. La primera de ellas es 1.6 de gasolina que llega hasta los 134 CV de potencia, mientras que la segunda es un 1.8, también de gasolina, que se eleva hasta los 217 CV. Se ha trabajado también en el sistema de escape, que es el principal responsable de ofrecer ahora un sonido más deportivo.

Otros puntos de interés del nuevo Lotus Elise Sprint los encontramos en el sistema de frenos, donde puede incluir componentes AP Racing en el tren delantero y Brembo en el trasero. Como opción, se puede optar también por equipar unos discos de dos piezas, que son más ligeros que los originales. Por último, el tacto deportivo del coche viene dado en gran parte por unas nuevas suspensiones con amortiguadores Bilstein y muelles Eibach. ¿Su precio? Arranca, al cambio, en unos 43.000 euros.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias