Berlinas

BMW Innovation Days: ¿Es futuro, es presente, o son las dos cosas?

BMW i8 - Innovation Days
0 Comentar

Reconozco que no tenía muy claro lo que esperar del evento al que hoy mismo hemos asistido. Bajo el nombre de BMW Innovation Days nos aguardaba la marca alemana para mostrarnos sus últimos avances tecnológicos. Pero nada de un modelo y una prueba de conducción como se hace habitualmente en el mundillo. Nos esperaban tres talleres diferentes, divididos en teoría y práctica, donde tres especialistas nos iban a contar las posibilidades de BMW desde tres puntos de vista: M -el más deportivo-, iPerformance -eléctricos e híbridos enchufables- y los últimos desarrollos en materia de asistencia a la conducción y conectividad. Os confieso que ha sido uno de los actos más amenos y enriquecedores -algo que trataré de trasladaros en estas líneas- que he vivido desde que me dedico a esto, y ya hace unos cuantos años.

Como la cabra tira al monte, que se suele decir, voy a empezar por contaros la parte más deportiva. ‘M’, la letra más poderosa del mundo. Así nos la han presentado, y razón no les falta a los chicos de BMW. Ésta engloba un total de 12 modelos entre los M propiamente dichos y los M Performance, esos que, aún siendo muy deportivos, no llegan al nivel de radicalidad de los primeros. Son, por cierto, los ideales para quienes quieran sentir el poder de esta rama de la marca sin pagar ciertos peajes a nivel de confort.

La potencia de todos estos vehículos se mueve entre los 370 CV del BMW M2 Coupé -he tenido la oportunidad de darme una vuelta con él de apenas 10 minutos y os puedo garantizar que es un coche de carreras matriculado- y los 575 CV que ofrece el binomio X5/X6 M. Por caballos que no falte.

BMW M4 GTS

Pero no, no todo es potencia en BMW ‘M’. También tenemos un compendio tecnológico en cada vehículo que tiene su culmen en el BMW M4 GTS. Si el M2 Coupé es un ‘coche de carreras’, éste se sale de la gráfica. Fibra de carbono por doquier, un interior con bacquets, arneses de seis puntos y barras antivuelco, un alerón trasero regulable, un splitter delantero con varias posiciones, el famoso sistema de inyección por agua de la marca -permite rebajar temperaturas para mejorar el consumo y evitar pérdidas de potencia- y un motor de 500 CV bruto a más no poder. También hay que destacar la eficiencia y eficacia de la tecnología OLED de los faros, que cuenta con diodos que emiten luz por sí solos, lo que redunda en una mejor eficiencia, durabilidad y sostenibilidad. Y todo ello sin olvidar todas las aplicaciones que se ofrecen a través de BMW Connected Drive para sacar el máximo partido a un M4 GTS que solamente 700 afortunados tendrán en todo el mundo.

De aquí enlazamos a la variante eléctrica de BMW, aunque para no hacer un salto muy grande respecto a lo que hablamos, comenzaremos hablando de la joya de la corona, el BMW i8 -híbrido, no eléctrico-. O lo que es lo mismo, la demostración clara de que unir deportividad y eficiencia es posible. Estamos ante un auténtico prodigio tecnológico que cuenta con un motor de gasolina de tres cilindros de 1,5 litros con tecnología TwinPower Turbo de 231 CV, que actúa sobre el eje trasero, y de un motor eléctrico de 131 CV que empuja el delantero. En total, 362 CV para un 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y homologando un gasto de combustible de apenas 2,5 l/100 km. El funcionamiento de todo esto da para hablar largo y tendido, algo que haremos en el momento que tengamos la oportunidad de probar el coche, ¡prometido! Lo que salta a la vista es que a nivel de diseño e innovación, es complicado encontrar un coche más llamativo. ¡Apenas varía un ápice respecto al prototipo del que proviene!

BMW M2 Coupe

El otro vehículo ‘i’ es el i3, sin duda una de las ofertas de movilidad urbanas más completas que existe en lo que a coches eléctricos se refiere. Su última actualización nos ha regalado unas baterías de mayor capacidad que hacen que su autonomía, según BMW, pueda ofrecer sin problemas unos 200 kilómetros en condiciones de uso cotidianas. Cualquiera que trabaje en el centro de una gran ciudad ya no tiene excusa alguna para desplazarse en un vehículo de altos vuelos sin contaminar. Porque sí, el BMW i3 sorprende además por su comportamiento. Nadie espera el empujón que se recibe cuando pisas a fondo el pedal derecho, ¡aunque no sea su principal cometido!

De la misma forma que los vehículos M Performance existen los iPerformance, un paso a caballo entre los BMW de toda la vida y las variantes eléctricas. Son, como estarás pensando, los híbridos enchufables. Aquí encontramos un total de seis modelos, como son el BMW 225 Xe, el BMW 330e, el BMW 740e, el BMW X5 XDrive 40e y el nuevo BMW 530e. Prestaciones de lo más eficientes en todos ellos.

BMW Serie 7 iPerformance

La tecnología de BMW, no solo en los coches

Hace mucho tiempo que el apartado tecnológico del mundo de la automoción ha roto la barrera del coche. De hecho, hoy en día hasta la propia llave de nuestro BMW puede ser un pequeño ordenador con pantalla táctil. De momento ésta se ofrece tanto en la Serie 5 como en la 7, y desde ella podremos consultar todo tipo de datos como la autonomía, el nivel de aire de los neumáticos, poner la calefacción antes de que vayamos a por el coche… Pero, sin duda, la funcionalidad estrella -opcional- es la de poder aparcar el coche por control remoto. Siempre cerca de nuestro vehículo y utilizando las dos manos -por motivos de seguridad-, tendremos la capacidad de aparcar y desaparcar nuestro coche en batería mirando desde fuera. ¿Qué ganamos con esto? Principalmente, no tener que sufrir para entrar o salir del vehículo en sitios muy estrechos.

Llave BMW

Tenemos a su vez una serie de elementos que nos ofrece el sistema BMW Connected Drive y la App BMW Connected gracias a los cuales el smartphone se convierte en una extensión del vehículo. Además de consultar datos o localizar el coche si hemos olvidado dónde lo hemos aparcado, podremos incluso enviar una orden que activa las cámaras que lo rodean para ver prácticamente en tiempo real lo que sucede alrededor de él.

Otro punto que me ha llamado mucho la atención de las posibilidades de estos sistemas es la opción que ofrecen de planificar rutas en el navegador antes de llegar al coche, algo de lo que el propio vehículo irá ‘aprendiendo’ para posteriormente ir recomendándonos otras, diversos puntos de interés, restaurantes, etcétera.

Como os he dicho antes con el BMW i8, podríamos estar horas y horas hablando de la tecnología que equipan los últimos modelos de la marca alemana, pero eso lo iremos desgranando mejor cuando vayamos probándolos. De momento hay que quedarse con una idea, y es que a día de hoy BMW es una de las marcas que mejor está preparada para el futuro en todos los sentidos -por no decir la mejor-. ¿O mejor dicho para el presente?

Noticias relacionadas

Categorías

Lo más vendido

Últimas noticias