Deportivos

Techrules, el eléctrico al que le va el queroseno

Techrules 1
0 Comentar

Muchas veces criticamos a los chinos por su tendencia a imitar cosas, coches incluidos. Más de un ejemplo tienes en esta web. Sin embargo, hoy solamente nos podemos quitar el sombrero. Techrules es el creador de esta joya que ves en la pantalla, que pasa a ser desde ya mismo uno de los deportivos más temibles de los últimos tiempos.

Lo primero que debes saber de este coche, que ha sido presentado con dos diseños diferentes llamados AT96 y GT96, es que cuenta con una mecánica eléctrica compuesta por seis motores. Dos de ellos están en la parte delantera, mientras que los otros cuatro se sitúan en el eje trasero -uno por rueda delante y dos por rueda detrás-. Alimentados por una batería de litio y óxido de magnesio de 720 voltios, se genera una potencia total de 1.044 CV. ¡Ahí es nada!

Todo este torrente tecnológico deriva en unas prestaciones de infarto. Techrules asegura que su invento es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 2,5 segundos y de alcanzar una velocidad punta de 350 km/h. Impresionante, ¿verdad? Sí, pero no tanto como los ¡2.000 kilómetros! de autonomía que se anuncian.

Techrules 2¿Ha descubierto Techrules el secreto mejor guardado para conseguir que un motor eléctrico tenga una autonomía mucho más amplia que los habituales? Sí, aunque la forma no es la más ortodoxa. La clave está en utilizar un combustible como almacenamiento energético. De ahí que la firma china se decante por un sistema de extensión de autonomía cuya clave son unas turbinas capaces de recargar las baterías, además de suministrar energía para otros menesteres. El ‘problema’ es que el combustible que va a demandar este sistema es el mismo que el de los aviones… ¡queroseno!

De todas formas aún no es momento de llevarse las manos a la cabeza. Techrules sabe que sacar algo así a la venta es utópico, con lo que se trabaja ya en un concepto idéntico pero que funcione con combustibles tradicionales.

Por lo demás, este impresionante deportivo que ves en las imágenes ha sido construido en su mayoría en fibra de carbono, con lo que su peso en vacío es de 1.380 kilogramos. Parece poco, pero sus creadores creen que incluso podrán bajar esta cifra por debajo de los 1.000 kilogramos. Sin duda, la experiencia de la compañía en otros campos como el de la investigación de nuevos materiales ayudará a ello.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias