Test de coches

Prueba del BMW 318d Touring 2016

BMW 318d Touring 2016
BMW Serie 3 Touring 1
0 Comentar

Tengo que reconocer que siempre he mirado con cierto escepticismo las versiones familiares de berlinas convencionales. Nunca me habían convencido ni su estética ni su comportamiento. Pero como veis, hablo en pasado, porque mi concepción hacia este tipo de vehículos ha cambiado sustancialmente tras conducir el BMW Serie 3 318d Touring. Es todo un BMW, y además ofrece ese extra de espacio de carga para todo aquel que lo necesite. La única razón por la que no me lo compraría es ¡porque aún no tengo hijos! Bromas aparte, vamos a ver lo que da de sí este interesante coche.

Diseño exterior

BMW Serie 3 Touring 12

Los detractores de BMW dicen que es una marca que arriesga poco con su diseño. Sus defensores afirman que en su continuidad evolutiva está su secreto. Personalmente me encuentro entre los segundos. Me gusta que los coches sean reconocibles a pesar del paso de los años y de las generaciones. Y la Serie 3 lo es. Sabes que estás ante ella desde el primer instante.

Además, si te fijas en los detalles de este Serie 3 Touring, te encuentras con un vehículo tan moderno como atractivo que incluso, a pesar de ser un familiar, destila agresividad. Bien es cierto que gran parte de la culpa de esto la tiene el pack M que equipaba nuestra unidad de pruebas, pero es que aquí BMW merece otro aplauso. ¿Por qué renunciar a un lavado de cara deportivo si tenemos ciertas necesidades de espacio? La opción está ahí para quien la quiera.

Uno de los puntos que más destacan la deportividad de esta versión de la Serie 3 son las llantas, que con el paquete antes mencionado son de 18 pulgadas. Su bajo perfil le cambia la cara por completo al vehículo. También destacan las luces con tecnología LED. De hecho, las diurnas, tal y como ves en la fotografía principal del artículo, hacen de su frontal algo totalmente reconocible.

Otro de los puntos que me ha dejado bastante satisfecho es la integración de la carrocería familiar en el Serie 3. En muchos modelos este paso queda como un ‘pegote’, pero BMW ha sabido aplicar esta transformación de manera brillante. El atractivo del vehículo, incluso de perfil, es innegable.

Diseño interior

BMW Serie 3 Touring 4

Si el exterior de ‘nuestro’ BMW 318d Touring nos ha gustado, su interior nos ha entusiasmado. De nuevo la firma teutona hace gala de una sobriedad marca de la casa que personalmente me parece bastante atractiva. Obviamente, el habitáculo se vuelve a beneficiar de la presencia del pack M. Solamente el volante deportivo -cuyo grosor es óptimo para la conducción, por cierto- hace que varíe la esencia de esta zona.

Nuestra unidad de pruebas contaba con una tapicería de cuero -opcional- negra, aunque como ves en la fotografía de la parte superior las opciones que ofrece BMW en este aspecto son bastante numerosas. Lo que no cambia es la distribución de los elementos, para mí una de las más lógicas del mercado. Tengo que reconocer que los mandos de la marca alemana son a los que menos me cuesta acostumbrarme. Por ejemplo, la ruleta y los botones situados entre los dos asientos delanteros con los que se controla la pantalla de la consola central son el sistema más intuitivo que un servidor recuerda. También me parece un sistema mucho más ‘limpio’ que el de una pantalla que solamente admita un accionamiento táctil, con el que al final nuestros propios dedos dejan manchas indeseables.

BMW Serie 3 Touring 3

Otro de los puntos que no por conocido me parece menos brillante es la palanca de cambios. La tocarás poco, porque esta unidad es automática, pero tanto su diseño como su funcionalidad me parecen de lo mejor del mercado. Además tiene algo que particularmente hace que se me salten las lágrimas de alegría, y es que el modo de accionamiento manual demanda que subamos marchas tirando hacia atrás de la palanca y reduzcamos empujándola hacia adelante. Por mucho que se empeñen otras firmas automovilísticas, éste y no otro es el funcionamiento lógico de estos sistemas. La pena es que no contábamos en nuestro 318d Touring con levas tras el volante, aunque tampoco son estrictamente necesarias en un coche de carácter familiar.

BMW Serie 3 Touring 6

En cuanto a espacio y confort, el BMW Serie 3 Touring ofrece todo lo que se espera de él. Ni una queja en ninguno de los dos aspectos, aunque tenéis que tener en cuenta que mi futuro no está en el baloncesto, pues mido 1,74 y quizás personas de talla más grande encuentren alguna dificultad que yo no he sido capaz de ver.

Si hablamos de uno de los elementos más importantes de un vehículo familiar, el maletero, BMW merece solamente elogios de nuevo. El espacio de carga estándar es de 495 litros, aunque siempre tendremos la opción de abatir los asientos traseros -en proporción 40/20/40-, acción que dispara esta cifra hasta 1.500 litros.

Motor y consumos

BMW Serie 3 Touring 7

Cuando empezamos a gestionar la cesión de esta unidad de pruebas, me pareció especialmente interesante ponerme al volante precisamente del 318d, ya que tenía la duda de si sería suficiente para mover con soltura los 1.595 kilogramos que anuncia el coche en su ficha técnica. Mi pregunta quedó respondida a las primeras de cambio. Sí. Y además, un sí rotundo. Si optas por mecánicas más potentes es porque te va la marcha, ya que el 2 litros de 150 CV que equipa esta variante de la Serie 3 cumple con nota en todos los aspectos.

Más allá de los datos oficiales, que aseguran una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos y una velocidad punta de 210 km/h, están las sensaciones. Éstas nos dicen que en cualquier circunstancia tendremos una buena cantidad de par bajo nuestro pie derecho para salir airoso de cualquier situación que se nos presente en nuestro día a día. Tráfico urbano, recuperaciones en marchas largas… ni una sola queja, de verdad.

Para que todo esto que te cuento sea posible es inevitable hablar de la caja de cambios que equipaba el 318d que hemos tenido el placer de probar. Estamos hablando de un cambio automático ZF de 8 velocidades con convertidor de par. La gestión electrónica del mismo hace que en cada momento se circule en la marcha adecuada, buscando un compromiso entre eficiencia y rendimiento teniendo en cuenta la cantidad de gas que damos en cada momento -salvo en el modo de conducción más deportivo, donde priman las prestaciones-. Las transiciones entre las marchas son muy suaves, además de rápidas, algo que te das cuenta especialmente cuando seleccionas el cambio manual.

En cuanto a los consumos, podemos confirmarte que no visitarás la gasolinera con frecuencia -el depósito tiene una capacidad de 57 litros-. El gasto medio que obtuvimos durante la semana que convivimos con el BMW 318d Touring fue de 5,7 l/100 km, una cifra que se aleja de los 4,1 l/100 km homologados pero que igualmente merece un aplauso.

Comportamiento

BMW Serie 3 Touring 11

Otra de mis grandes dudas antes de ponerme al volante del BMW 318d Touring era si iba a ser capaz de comportarse como un verdadero BMW Serie 3. Y, como en los casos anteriores, la respuesta fue afirmativa. Una vez que arrancas el coche, te olvidas de que estás al volante de un familiar.

Lo que más me gusta por norma general de los BMW es la reacción de su dirección. Un tren delantero tan adelantado, así como el extra de empuje que te dan los vehículos de propulsión trasera, hacen que el volante apunte de una forma directa y concisa hacia el vértice de cada curva. Da igual que conduzcas en poblado o que hagas un uso más dinámico del coche. La reacción del mismo a tus movimientos es simplemente brillante.

Por otra parte, los apoyos en plena curva son otro de los puntos fuertes de este Serie 3 Touring. En ningún momento ha pecado de subviraje o sobreviraje. Se trata de un vehículo que tiene un comportamiento totalmente neutro.

Las virtudes de este familiar saltan a la luz especialmente cuando seleccionamos el modo de conducción Sport+ (los distintos modos se accionan de una forma muy sencilla a través de un botón situado a la izquierda de la palanca de cambios), el más deportivo. Aquí notamos como todos los elementos que intervienen en la conducción -motor, dirección, suspensiones…- dan lo mejor de sí mismos, haciendo del pasar de los kilómetros un auténtico placer. Existe un modo Sport algo menos radical, dejando las variantes Comfort y Eco Pro ideales para el día a día.

Equipamiento

BMW Serie 3 Touring 2

La unidad de pruebas que hemos tenido del BMW 318d Touring iba cargada hasta los topes de equipamiento. A todos los elementos de serie que ofrece la marca alemana, que no son pocos, se le habían añadido el mencionado pack M, el color de la carrocería Glaciersilber metalizado, el sistema de navegación Business, la tapicería de cuero para los asientos, la cámara de visión trasera con detector de obstáculos, el Head-Up Display, la calefacción para los asientos delanteros, el sistema de advertencia de cambio de carril, etc.

Para no hacer el cuento más largo de lo debido, de los poco más de 40.000 euros que cuesta, sin promociones ni descuentos, el BMW 318d Touring con cambio automático, pasamos a superar levemente los 55.000. Es caro, sí, pero después de probarlo no se nos ocurre uno solo de los elementos que equipaba que nos ‘sobrase’. No obstante, BMW tiene un configurador en su página web de los más claros y concisos del mercado con el que podrás hacerte una idea real de lo que costaría tu Serie 3 Touring preferido.

BMW Serie 3 Touring 9

Ficha técnica
Motor
Situación Delantero transversal
Nº Cilindros 4 en línea
Tipo de combustible Diesel
Compresión 16,5 a 1
Potencia (CV/rpm.) 150 a 4000
Par máximo (Nm/rpm.) 320/1500-3000
Transmisión
Tipo Automática, 8 velocidades
Cambio ZF por convertidor de par
Bastidor
Suspensión delantera McPherson/Resorte helicoidal
Suspensión trasera Paralelogramo deformable/Resorte helicoidal
Frenos
Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dirección Cremallera eléctrica
Diámetro de giro (m.) 11,3
Llantas 18 pulgadas con pack M
CARROCERÍA
Nº de plazas Cinco
Peso en vacío (kilos) 1.595
Depósito de combustible (litros) 57
Largo (mm.) 4633
Ancho (mm.) 1811
Alto (mm.) 1429
Vía delantera (mm.) 1543
Vía trasera (mm.) 1583
Distancia entre ejes 2810
Capacidad del maletero (litros) 495
Prestaciones
Velocidad máxima (km/h.) 210
Aceleración de 0 a 100 Km/h. (seg.) 8,8
Consumos
Urbano (litros/100 km) 4,9
Extraurbano (litros/100 km) 3,7
Mixto (litros/100 km) 4,1

 

Conclusión y rivales

BMW Serie 3 Touring 1

La conclusión con el BMW Serie 3 Touring que hemos probado es bastante clara. Si estás buscando un coche familiar de marca ‘premium’, debe ser tu compra. Que esté tan equipado o no como la unidad testeada ya es cosa tuya, de tus necesidades y de las ganas que tengas de invertir dinero en el coche.

Sus dos rivales más directos son el Audi A4 Avant y el Mercedes Clase C Estate. Ambos son coches brillantes, pero personalmente me quedaría con el Serie 3 Touring. Quizás peque de subjetividad, pero siempre he sido un enamorado de la forma que tiene BMW de hacer sus coches y ponerme al volante del 318d Touring no ha hecho más que confirmar mis sentimientos.

Noticias relacionadas

Categorías

Lo más vendido

Últimas noticias