Exclusivas

Sol y playa en el verano más convulso del PP

José María Aznar pasa de todo en Marbella

José María Aznar y Ana Botella
Ver Galería
GALERÍA: José María Aznar y Ana Botella de vacaciones en Marbella / Gtres
Comentar

Mariano Rajoy es a Pontevedra lo que José María Aznar a Marbella. Ambos son fieles a su destino vacacional o, como diría el primero, “de veraneo”. Si el gallego ya ha puesto rumbo a su querido Sanxenxo, Aznar ya luce figura en la localidad malagueña junto a su esposa, Ana Botella. El presidente del Gobierno se iba este viernes después del que había sido uno de los peores días de su carrera política: el miércoles 26 de julio había tenido que declarar como testigo ante el magistrado de la Audiencia Nacional y sus días de vacaciones se convertían en una escapada en el sentido más literal de la palabra. Sin embargo, mientras tanto, en la otra punta del país, su predecesor, Aznar, disfrutaba de otro tipo de descanso, el que da no estar llamado a declarar en los tribunales.

LOOK ha sido testigo de los días relajados del expresidente en Marbella. Tal y como reflejan las imágenes ofrecidas en exclusiva por este medio, él y su mujer se han dado un refrescante baño en el mar para paliar el efecto de las altas temperaturas que este fin de semana asediaban la Costa del Sol. Aznar parecía completamente ajeno al complicado momento que acababa de vivir su sucesor al frente del PP y es que, si hay algo que ha quedado latente a lo largo de estos años en que Rajoy ha estado al frente de la formación azul, es que entre ambos líderes existen diferencias -quién sabe si irreconciliables- que no han dudado en hacer públicas. Es vox pópuli que Aznar no comulga con algunas ideas de Rajoy y está claro que la preocupación de este por tener que sentarse a testificar el pasado miércoles no le han privado de sus vacaciones.

José María Aznar
José María Aznar en 2009 (Gtres)

En las imágenes captadas por LOOK se puede ver al expresidente con un bañador azul y un polo de manga larga blanco que solo se quitó para bañarse quizá por temor a las quemaduras solares, mientras que su mujer lucía un bañador rosa que combinó, muy coquetamente, con un colgante en forma de estrella. Eso sí, hubo un complemento que ninguno de ellos olvidó en casa: los escarpines, el calzado más cómodo para una playa con piedras como la que frecuentaron.

Muy animados charlando con algunas amigas que ya conocen debido a que llevan veraneando en el mismo sitio desde hace más de 10 años y visiblementente relajados, el matrimonio se mantiene ajeno al que puede considerarse uno de los años más convulsos para el Partido Popular. Guadalmina, la urbanización en la que se asienta su bonito chalé, es su remanso de paz, la ubicación en la que se refugian cuando lo ven necesario y el lugar en el que el consolidado matrimonio ha vivido algunos de los momentos más felices de su vida. Entre ellos, esas jornadas de playa que han compartido con sus tres hijos y sus nietos, que en esta ocasión no han acompañado al matrimonio.

José María Aznar pasa de todo en Marbella
María Dolores de Cospedal también ha veraneado en la misma playa. Aquí en una imagen de 2013 (Gtres)

Tan enamorados están Aznar y Botella de las aguas que bañan esta costa como lo está María Dolores de Cospedal, otra compañera de partido que también se ha decantado por Marbella a la hora de disfrutar de sus vacaciones. La secretaria general del Partido Popular ha escogido este enclave para descansar en varias ocasiones y muy famosas se hicieron sus últimas fotos en bikini tomadas en este lugar donde demostró que se encuentra en plena forma. Como su ‘colega’ José María Aznar, que a sus 64 años aún presume de abdominales a pie de playa. Eso sí, en su caso, como en política, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Últimas noticias