Corazón

Televisión

Las pullas de Ana Obregón y Antonia Dell’Atte

Las pullas de Ana Obregón y Antonia Dell’Atte
Ana Obregón en una imagen de archivo / Gtres
0 Comentar

Han tardado veinte años, pero parece que la guerra entre Ana Obregón y Antonia Dell’Atte ya ha finalizado. La bióloga acudía al programa de Risto Mejide, ‘All you need is love… o no’, para someterse a su test del amor y hacer un repaso a su vida amorosa, aunque lo que quizás no se esperaba era la presencia telefónica de la italiana, la mujer con la que tantas disputas ha tenido a lo largo de dos décadas. En esta ocasión ambas se mostraron cordiales, asegurando que “nos hemos perdonado las dos” y que “el pasado es pasado”, pero no desaprovecharon la oportunidad de dedicarse alguna que otra pullita, eso sí, con muy buen tono.

Poco antes de la entrada de la exmodelo por teléfono, Ana explicaba cómo ha sido su relación con ella. “Yo soy una persona muy optimista, lo mejor que se puede hacer es perdonar. Mientras se estaba separando de Alessandro, yo me enamoré de él y tuvimos un hijo. Yo en su posición también estaría dolida”, confesaba para a continuación dar un detalle hasta el momento desconocido: “¿Sabéis quién me presento a Alessandro? La misma Antonia en un restaurante en Italia”.

Fue entonces cuando la susodicha entraba por teléfono para preguntarle por qué nunca se llegó a casar con Alessandro Lecquio. “Pues no me casé con tu exmarido porque cuando quisimos hacerlo no le dabas el divorcio. Eso sí, te lo voy a agradecer toda la vida, Antonia”, afirmaba contundente la bióloga.

A pesar de la jugosa conversación, el mejor momento del programa llegó después, cuando Obregón empezó a contar una historia desconocida sobre el padre de su hijo: “Todos sabemos que Alessandro Lequio me acabó poniendo los cuernos. Fueron públicos, fue una época dolorosa… El ‘Hola’ salía los jueves y me levanté y vi en la portada el padre de mi hijo dándose un beso con otra mujer. Le dejé pero me seguía llamando”. Una decisión que el italiano no aceptaba y por la que tomó una decisión, grabar todas las conversaciones: “Me decía ‘quiero volver contigo’, esta no me gusta porqué tiene celulitis… Llamé a la puerta de su amante y le di las cintas”. Una acción que terminó con la relación y con la que Ana Obregón se quedó “súper a gusto”.

Últimas noticias