Familia Real Española

LA ÚNICA REINA QUE OCULTA A SUS HIJAS

La obsesión de Letizia

Letizia
Ver Galería
Los Reyes y sus hijas en una imagen de archivo / Gtres
0 Comentar

Doña Letizia no es amiga de que sus hijas salgan continuamente en los medios. Entre las reinas europeas es la que mayor control ejerce sobre lo que se publica o no sobre ellas. La máxima es restringir a actos muy puntuales la aparición en público de la Princesa de Asturias y su hermana, la infanta Sofía. Nada que ver con la naturalidad que se fotografiaba a don Felipe cuando era niño y también príncipe ni con los reportajes habituales de Royals contemporáneos como Guillermo y Kate de Inglaterra, Federico y Mary de Dinamarca o Guillermo y Máxima de Holanda. Es la obsesión de Letizia: fotos, las justas.

La obsesión de Letizia
Último posado en Marivent de los reyes Felipe y Letizia junto a sus hijas / Gtres

El tradicional posado veraniego de Marivent nos regalaba este lunes uno de esos momentos en los que se puede ver a la princesa Leonor y a la infanta Sofía. Desde que nacieron, la constante de la reina Letizia ha sido restringir al máximo las apariciones de las niñas. La obsesión ha llegado a ser tal que en el pasado cumpleaños de Leonor, madre e hijas fueron fotografiadas durante un paseo por el centro y ocultaban sus rostros con gorra u otras con prendas de vestir para evitar ser reconocidas. Algo inusual y que consiguió justo el efecto contrario: llamar más la atención y destacar falta de naturalidad y empeño no ser reconocidas.

Muchos opinan que se las ve poco y que hay que conocer más a la heredera. Leonor representa el futuro de la Monarquía y quizá deberían replantearse que fuera más visible. Esa fue la fórmula que don Juan Carlos y doña Sofía desarrollaron y parece que ha funcionado con su hijo, hoy Felipe VI.

La obsesión de Letizia
Su última aparición pública antes del verano, en la Primera Comunión de la infanta Sofía / Gtres

Los Premios Príncipe de Asturias cambiaron de denominación tras la abdicación de don Juan Carlos en junio de 2014. El próximo octubre se celebrará la tercera edición como Premios Princesa de Asturias. Sin embargo, en este tiempo no hemos podido disfrutar en Oviedo de la presencia de Leonor. En dos meses cumplirá doce años y si sigue la estela de su padre, el próximo 2018 debería estrenarse en el papel de oradora.

Fue un 3 de octubre de 1981, hace ya treinta y cinco años, cuando un adolescente Felipe de Borbón pronunciaba sus primeras palabras en público. El lugar elegido, como no podía ser de otra manera, fue la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, a los que el joven asistió en compañía de sus padres. Era la primera vez que don Felipe pisaba el teatro Campoamor en calidad de “anfitrión”, y sus palabras recibieron una gran ovación y más de un minuto de aplausos, casi la misma duración que había tenido el discurso.

Felipe de Borbón
Proclamación de Don Felipe como Príncipe de Asturias en 1977 / Gtres

En la mente del actual Rey y muy especialmente de su padre se esconden las motivaciones por las cuales 1981 fue el año elegido para su debut. Quizás el intento de golpe de Estado de Tejero y el papel decisivo de Don Juan Carlos, así como la dimisión de Adolfo Suárez influyesen en que se quisiera dar más presencia pública a don Felipe, quien, al fin y al cabo, constituía en sí mismo el futuro de una Monarquía que se encontraba constantemente en el punto de mira.

Don Felipe nunca ha vivido ajeno a los medios y desde su más tierna infancia ha estado familiarizado con la prensa. Posados en Marivent o La Zarzuela, fotos oficiales, actos públicos… Lo hemos visto en el colegio, sentado en su pupitre, jugando con delfines, conduciendo un kart, esquiando o practicando vela en Palma. Una situación muy diferente de la que viven sus hijas. Desde el principio doña Letizia dejó claro que quería que sus niñas tuvieran una “infancia normal y privada”, algo que, a tenor de su rango resulta harto complicado. Las únicas imágenes que se facilitan anualmente corresponden a 5 fechas: Navidad y la felicitación correspondiente que suele incluir foto de Leonor y Sofía, la Misa de Pascua en Palma de Mallorca, el posado veraniego de Marivent y el Día de la Hispanidad. El pasado noviembre se sumó una ocasión excepcional: los reyes presidieron la Apertura de las Cortes Generales y la princesa de Asturias y la infanta Leonor los acompañaron.

La obsesión de Letizia
Don Felipe en el colegio, dentro de un aula / Gtres

A don Felipe le hemos visto crecer, mientras que cada vez que vemos a su heredera y a su hermana han cambiado tanto que ese suele ser el titular. No hay constancia gráfica de Leonor en su vida cotidiana, en sus fiestas de cumpleaños, practicando deportes o de viaje con sus padres. Solo alguna imagen ocasional que la Casa Real distribuye con cuentagotas. En una Europa cuyo futuro estará predominantemente en manos de reinas, Leonor resulta la más desconocida. Las únicas fotos oficiales que se han distribuido de Leonor, Princesa de Asturias, corresponden a las de algunas felicitaciones de Navidad además de la ya histórica imagen de las tres generaciones: la entonces infanta con su padre, el rey Felipe y su abuelo, don Juan Carlos.

La obsesión de Letizia
Una de las pocas fotos oficiales de la Familia Real / Gtres

Los otros herederos europeos están expuestos, en mayor o menor medida a la opinión pública. Especialmente llamativos son los casos de las hijas de Máxima de Holanda, Estelle de Suecia, los hijos de Haakon y Mette Marit de Noruega y los de Federico y Mary de Dinamarca. Todos ellos aparecen de manera regular a los focos e incluso a las críticas de algunos medios.
George y Carlota de Cambridge son, hoy en día, unos de los vástagos reales más fotografiados. Aunque hay dos generaciones previas que aún deben acceder al trono, a sus cuatro años, el hijo del príncipe Guillermo de Inglaterra acompaña a sus padres en algunos viajes oficiales y de manera habitual, la Casa Real distribuye imágenes que permiten ver su evolución. Y hablamos de Guillermo, hijo mayor de lady Di, icono absoluto de publicaciones de todo el mundo y fotografiada hasta la saciedad.

La obsesión de Letizia
Los Duques de Cambridge con sus hijos / Gtres

Elisabeth de Bélgica es una de las princesas más comprometidas con su país. A sus quince años, la heredera al trono belga cuenta ya con una dilatada experiencia en actos oficiales. La mayor de los hijos de Felipe y Matilde de Bélgica cuenta con agenda propia desde hace dos años y se desenvuelve con soltura en cualquier situación sin necesidad de contar con el apoyo o la presencia de sus padres.

La obsesión de Letizia
Los reyes belgas con sus hijos / Gtres

Un caso peculiar lo constituye la Familia Real Griega. Es cierto que se trata de una Casa no reinante, pero, por paradójico que resulte, varios de sus miembros son muy activos en las redes sociales. No es necesaria la actividad oficial para ofrecer una imagen de naturalidad y cercanía, tanto es así, que sabemos mucho más de la vida de Pablo de Grecia, Marie-Chantal y sus hijos por sus perfiles de Instagram que porque participen en algún compromiso “oficial”.

La obsesión de Letizia
Los reyes holandeses con sus hijas / Gtres

Mientras don Felipe y doña Letizia estén en Mallorca, podremos disfrutar de algunas imágenes de la Princesa Leonor y de la infanta Sofía siempre bajo la estricta supervisión de su madre, que, como es obvio concluir, cuenta con el beneplácito del rey Felipe. Eso sí, en cuanto acaben las “vacaciones oficiales”, la figura de Leonor volverá a sumirse en una nebulosa. El tradicional posado a comienzo de curso también se ha suprimido.

La obsesión de Letizia
Imagen oficial de los Reyes con sus hijas en el Palacio de la Zarzuela / Gtres

Últimas noticias