Casa Real

La anécdota de la cena oficial

Letizia y su anécdota con el alcohol en la última cena

La reina Letizia
La reina Letizia durante un brindis / Gtres
0 Comentar

Letizia se considera una “completa” abstemia. Sin embargo, la Reina de España interrumpió el último discurso que ofreció el primer ministro argentino, Mauricio Macri, en la cena celebrada en el Palacio Real. ¿El motivo? Macri había cogido la copa de agua para brindar, y doña Letizia cortó las últimas palabras de su discurso -justo cuando el primer ministro invitaba a brindar por “el reino de España”-, para advertirle que se había confundido de copa.

Esta anécdota se ha producido en la cena oficial en la que Felipe VI y la reina Letizia han ofrecido al primer ministro argentino, Mauricio Macri, y a su esposa, Juliana Awada, junto a otros 120 invitados antes de inaugurar ARCO con una cena en el Palacio Real de Madrid.


(Minuto 19:30 del vídeo)

“Perdón, me he equivocado”, exclama Mauricio Macri ante la corrección de la Reina

Cabe recordar que a Letizia nunca le ha gustado beber alcohol y que así se lo hizo saber a un militar en la Academia de Artillería de Segovia hace dos años, cuando al grito de ‘Arriba España’, se descubrió que su política es la de acercarse la copa a los labios para no ingerirlo después. Sin embargo, en la última cena celebrada en el Palacio Real con el primer ministro argentino, la misma Letizia que un día advirtió que es “criticada por no beber”, interrumpió el final del discurso para advertirle a Macri que la copa que debía coger para brindar, no debía ser la de agua, sino la de champán.

“Sus majestades van a consolidar este proceso entre ambos países -relataba Macri en ese momento (Minuto 19:30 del vídeo)– les pido que levantemos las copas y brindemos por el reino de España-. Justo en ese momento, el primer ministro argentino exclama un “perdón, me he equivocado” ante la advertencia, corrección y el cambio de copas que le hace la Reina Letizia.

A la mañana siguiente de este acto -con anécdota incluida-, sus majestades han mostrado absoluta normalidad, han sonreído y no han querido mostrar preocupación mientras sentenciaban a Iñaki Urdangarín, quien finalmente deberá pagar 200.000 de fianza para evitar la prisión.

Últimas noticias