Un socio de Joselito invirtió en el bono de Cabello fondos de una empresa investigada por corrupción en México

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro, su esposa, Cilia Flores, y Diosdado Cabello (Foto: AFP).
  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

La mujer de nacionalidad venezolana Verónica Álvarez Álvarez no sólo recibió más de 1,2 millones de euros del consejero delegado de Jamones Joselito, Juan Luis Gómez, para invertir en un bono de deuda soberana como «testaferro» del número 2 del régimen chavista, Diosdado Cabello.

Un socio de Juan Luis Gómez en esa operación, el empresario Albert G., abonó a Verónica Álvarez al menos 190.000 euros para participar en el bono venezolano, utilizando fondos de dos empresas que trabajan de forma habitual como contratistas del servicio público de Salud del Gobierno de México: Kisa Importaciones SA de CV y Reptech Medical SA de CV.

El Gobierno de México ha abierto ahora una investigación tras descubrir contratos públicos fraudulentos otorgados bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018) por importe de más de 200 millones de dólares a empresas fantasma, entre ellas la mencionada Kisa Importaciones, por servicios médicos que nunca se prestaron.

De acuerdo con los documentos a los que ha tenido acceso OKDIARIO, el empresario Albert G. ordenó el 24 de enero de 2014 una transferencia de 80.000 euros a favor de la cuenta que Verónica Álvarez tenía abierta en una sucursal de CaixaBank situada en la calle Esglessia de Tarrasa (Barcelona).

Un socio de Joselito invirtió en el bono de Cabello fondos de una empresa investigada por corrupción en México
Documento de la transferencia de 80.000 euros que Albert G. realizó desde una cuenta de Kisa Importaciones en el HSBC.

El empresario Albert G. realizó este pago desde una cuenta del HSBC cuyo titular es la empresa de suministros sanitarios Kisa Importaciones SA de CV, con sede en Naucalpan de Juárez, una población de más de 870.000 habitantes en el este de México.

Durante los últimos años, esta empresa ha recibido numerosos contratos públicos para suministrar al Gobierno de México medicamentos y material sanitario. Aquel mismo año, el 19 de diciembre de 2014, la Subdirección de Prevención y Control de Enfermedades del Gobierno de Peña Nieto adjudicó a Kisa Importaciones un contrato de 7.627.548 pesos (alrededor de 420.000 euros) para el suministro de kits de material odontológico, como muestra el siguiente documento:

Joselito
Acta del concurso adjudicado el 19 de diciembre de 2014 por el Gobierno de México a Kisa Importaciones para la compra de material odontológico.

Este es uno de los contratos por los que el Gobierno de México investiga ahora a Kisa Importaciones, ante la sospecha de que nunca prestó dicho servicio y el dinero público recibido fue desviado a otros fines.

Dos meses después, el 28 de marzo de 2014, Albert G. ordenó otra transferencia de 110.000 euros (algo más de dos millones de pesos) a la cuenta de Verónica Álvarez en CaixaBank para participar en el negocio del bono venezolano como testaferro de Diosdado Cabello.

Un socio de Joselito invirtió en el bono de Cabello fondos de una empresa investigada por corrupción en México
El talón con el que el empresario Albert G. aportó otros 110.000 euros al negocio del bono venezolano.

Esta vez, Albert G. realizó el pago con un talón del BBVA Bancomer, cargado a una cuenta de la que es titular la sociedad Reptech Medical SA de CV, que también ha recibido contratos de la sanidad pública mexicana.

Tan sólo cuarto meses antes de esta transferencia, el 19 de noviembre de 2013, el Instituto de Salud del Estado de México había adjudicado a Reptech Medical un contrato de 61.554.877 pesos (cerca de 3,4 millones de euros) para la compra de suministros sanitarios, como muestra el siguiente documento.

Joselito
Contrato adjudicado por el Gobierno de México ek 19 de noviembre de 2013 a la compañía Reptech Medical SA de CV para la compra de material sanitario.

El empresario Albert G. utilizó fondos de estas dos compañías, contratistas de material sanitario del Gobierno de México, para financiar su participación en el negocio del bono venezolano de Diosdado Cabello.

Como ha informado OKDIARIO, el consejero delegado y copropietario de Cárnicas Joselito, Juan Luis Gómez, realizó en apenas un año y medio (entre septiembre de 2013 y mayo de 2015) 12 transferencias por un importe total de 1.194.854 euros, para pagar su participación en el bono de deuda de Venezuela.

Gómez maquilló estos pagos con dos «contratos de préstamo» entre la compañía de la que es consejero delegado y la mujer de nacionalidad venezolana Verónica Álvarez Álvarez, que en todos los casos recibió los fondos en una cuenta que tenía abierta en CaixaBank.

Juan Luis Gómez también realizó otros pagos al primer marido de Verónica Álvarez, Brixio Ramón Jiménez Carreño, quien decía ser un alto funcionario del Banco Central de Venezuela (BCV) en Maracaibo y sobrino del entonces presidente de dicha entidad, Eudomar Tovar.

Según los documentos y testimonios a los que ha tenido acceso OKDIARIO, el consejero delegado de Jamones Joselito llegó a invertir más de 2,5 millones de euros en el negocio del bono, con la expectativa de cobrar 300 millones actuando como «testaferro» de Diosdado Cabello.

Sin embargo, el 2016 aseguró a sus socios españoles que todo había sido «una estafa» y nunca percibiría ningún beneficio de la operación. Pese a todo, Juan Luis Gómez ha descartado ahora los planes que manejó en 2013 para vender todo el grupo Cárnicas Joselito por 2.100 millones de euros. Por su parte, tras recibir estos pagos, Verónica Álvarez Álvarez reside ahora en la costa de Florida.

Lo último en Investigación

Últimas noticias