Una militante de Vox denuncia al presidente del partido en Baleares por presunto acoso sexual

Vox
El presidente de Vox Baleares, Jorge Campos.

Una militante de Vox presentó el pasado 1 de enero ante el Juzgado de Violencia de Género de Inca (Mallorca) una denuncia contra el presidente del partido en Baleares, Jorge Campos, por presunto acoso. Jorge Campos prestó declaración por estos hechos el martes ante la juez, que desestimó la petición de la víctima de imponer al político una orden de alejamiento.

La titular del Juzgado de Violencia de Género no llegó a pronunciarse sobre el fondo de la denuncia, ya que como diputado autonómico Jorge Campos es aforado. Por ello, la magistrada ha elevado la causa al Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB), que será el competente para investigar lo sucedido.

Según han explicado a OKDIARIO fuentes próximas a la denunciante, la mujer afirma que ha sufrido un acoso sistemático por parte del político desde el pasado 29 de diciembre hasta el 1 de enero, cuando aconsejada por su familia decidió poner los hechos en conocimiento del Juzgado para poner fin a esta situación.

No obstante, ambos mantenían una estrecha relación personal desde hace varios meses, ya que la mujer colaboró activamente en la organización de la campaña electoral de Vox en Mallorca, en los comicios municipales de mayo de 2019.

Mensajes de whatsapp comprometedores

Las mismas fuentes han precisado que en ningún momento se ha producido una agresión física si bien, según la denuncia, Campos acosó reiteradamente a la mujer durante varios días con llamadas telefónicas, mensajes de whatsapp y acudiendo a su domicilio. Estos mensajes con connotaciones sexuales –indican las mismas fuentes– serán aportados en su momento ante el TSJIB como prueba.

La mujer es muy activa en las redes sociales, donde de forma habitual publica vídeos para dar su apoyo a las actividades y al ideario de Vox. Sin embargo, tras interponer la denuncia, ha borrado todos sus perfiles en las redes sociales para evitar cualquier contacto con los medios de comunicación.

Además, la mujer se ha visto obligada a abandonar su domicilio y se ha establecido temporalmente en casa de un familiar, para evitar que continúe el acoso que sufría, según explica su círculo más cercano. Aunque la juez ha denegado la petición de alejamiento solicitada, la Guardia Civil ha accedido a establecer una discreta vigilancia para proteger a la mujer.

Tanto la denunciante como el presidente de Vox en Baleares, Jorge Campos, han eludido realizar cualquier declaración a OKDIARIO sobre estos hechos. Por su parte, fuentes oficiales de Vox aseguran que ni la juez ni la Fiscalía han apreciado ningún indicio de delito en la denuncia. No es cierto: ni la juez ni la Fiscalía se han pronunciado sobre el fondo de la denuncia, ya que sólo es competente para hacerlo el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB), puesto que Jorge Campos es aforado.

La víctima recibe nuevas amenazas

La esposa de Campos, Montse Amat, ha sido la número 2 de Vox en las Islas y actualmente es la portavoz del partido en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca. Las fuentes consultadas por este diario señalan que, pese a su condición de afiliada, la denunciante no ha recibido ningún tipo de apoyo por parte del partido.

Por el contrario, después de que trascendieran estos hechos, la mujer recibió el miércoles varios mensajes de otro dirigente de Vox en las Islas con descalificaciones y amenazas, que también serán aportados a la Justicia.

Jorge Campos fundó primero la asociación Círculo Balear y luego, en 2018, el partido Actúa, para defender los derechos de los castellanoparlantes en las Islas y denunciar las imposiciones de los nacionalistas, que gobiernan en la Comunidad autónoma mediante un pacto con el PSOE y Podemos.

Finalmente, Actúa llegó a un acuerdo con Vox para presentarse conjuntamente a las elecciones en Baleares. Campos ya se vio envuelto en la polémica en agosto de 2019, cuando OKDIARIO desveló que tanto él como otros cuatro dirigentes del partido cobraron sobresueldos encubiertos en forma de asesorías simuladas.

Lo hacían presentando cada mes una factura, con el correspondiente IVA, por la prestación de supuestos trabajos profesionales, que no se corresponden realmente con la labor que han desempeñado para el partido. Los pagos se efectuaban desde el fondo nutrido por las donaciones de particulares que, teóricamente, estaban destinadas a financiar los actos de la campaña electoral de Vox.

Cobraban por falsas «asesorías»

Jorge Campos cobró del partido durante varios meses, al menos hasta las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019, una minuta de 2.350 euros al mes (IVA incluido) en concepto de «asesoría legal».

Por su parte, el secretario general, Sergio Rodríguez Farré, facturaba 2.000 euros al mes por prestar supuestos servicios de «asesoramiento legal» al partido, pese a que carece de cualquier tipo de formación para ello: es licenciado en Geografía e Historia y gestiona una administración de Lotería.

Lo último en Investigación

Últimas noticias